lunes, 3 de mayo de 2021

Regreso a Busaco y el avión de Modesto

Por René Rodríguez Rivera

Dice una gran verdad que la alegría en casa del pobre dura poco. A media mañana del siguiente día de haber avanzado desde Busaco para unirnos con las tropas, llegó el Jefe de Estado Mayor  y nos dijo que debíamos regresar al poblado porque la ofensiva se había detenido momentaneamente. Recogimos todo y en poco más de una hora regresamos a la casa que habíamos abandonado el día antes. 
 
Volvimos a situar todo, por si llegaban heridos o enfermos, y nos ubicamos un poco mas holgados que antes. Ya habían reparado el motor del agua y la planta eléctrica pequeña --que funcionaba muy bien-- había sido instalada nuevamente. En la revisión de la casa encontramos, en un closet, una garrafa de buen tamaño de vino portugués; decidimos conservarla para alguna ocasión que mereciera un brindis. Esa noche comenzamos nuevamente a hacer guardias pero ya en el poblado se había establecido un pelotón de nuestras tropas y una compañía FAPLA. 
 
En la mañana nos avisaron que vendría el Jefe de Servicios Médicos de las FAR, el Comandante Guillermo Rodriguez del Pozo, al que todos conocíamos muy bien y con el que guardábamos buenas relaciones. A eso de las 10  de la mañana, más o menos, aterrizó una pequeña avioneta donde venía el Comandante. Estuvo varias horas con nosotros y le ofrecimos almuerzo de sardinas en lata. Recuerdo que nos dijo:  “Ustedes están tan lejos que he tenido que venir a verlos en avion´´. Conversamos largo rato; nos contó de Cuba y de la situación en Angola. A media tarde se marchó en la misma avioneta en que habia llegado.
 
El siguiente día transcurrió monótono y aprovechamos para descansar, después de tanto ir y venir por aquellos caminos. Solo recibimos dos heridos leves y evacuamos a un politraumatizado que había caído en una mina.
 
Al  amanecer, bien temprano, nos enviaron un mensaje que decía que nos prepararamos porque avanzaríamos nuevamente. Recogimos todo, desarmé y engrasé mi AKM, que estaba bastante sucio. A medio día aterrizó en la pequeña pista de tierra el Cessna verdeolivo de Modesto, nuestro amigo piloto, con el que habíamos compartido en otras oportunidades. Llegó y nos dijo que tenía la indicacion de llevarnos para Luena (Luso) en cuanto le dieran la orden, y que casi seguro sería en la tarde. También nos dijo que la artilleria reactiva atacaba las afueras de Luena, capital de la provincia de Moxico en el interminable este angolano, y que el enemigo se estaba retirando. Lo primero que me vino a la mente fue que me perseguía la desgracia de volver a montar en un avión y, para colmo, ahora en un cascarón de dos motores. 
 
Este avión lo utilizaba Modesto para reconocer los movimientos del enemigo y tenía varios agujeros de bala. Modesto nos dijo que el Comandante Jefe del Frente, Fernández Gondin, quería que le llevaran los médicos por avión porque en el camino había muchas minas. Preparé mi mochila asimilando la “desgracia” aérea que me perseguía, y  decidí esperar lo más tranquilo posible. Como a las 4 pm llegó la noticia de que nuestras tropas ya habían tomado Luena.
Si ya relaté este inolvidable viajecito, les ruego me perdonen. Ahora estoy llevando la cuenta y no se repetirá.
 
Sobre las 6 de la tarde nos ordenaron que fuéramos hacia la pista. Cuando llegamos, Modesto estaba sobre uno de los motores con una tapa levantada, ordenando unos cables eléctricos para volver a introducirlos en el motor. Una especie de frialdad me recorrió la espalda.
 
Los motores echaron a andar y montamos en el aparato Robert el cirujano, Olirio el anestesista, Arencibia el cocinero, Lucio el sanitario y yo. El avión corrió por la pista de tierra y se elevó sin dificultades. Miré por mi ventanilla y observé que el sol se aproximaba a la linea del horizonte. Robert se sentó en el asiento delantero, concebido para un segundo piloto o copiloto, que estaba vacío, y yo detrás de Modesto, quien dijo que el vuelo no duraría mas de 15 minutos.
 
La vista era preciosa, con el poniente del sol. El aparato volaba sereno y Modesto le dijo a Robert que cogiera el timon y piloteara. Hubo protestas, medio en serio y medio en broma. Robert agarró el timón y el aparato continuó estable. Pensé que era lo último que me podía suceder: montar en un avión piloteado por un “no piloto” (al que no quiere caldo, tres tazas).
 
Las sombras del oscurecer avanzaban mientras miraba el espectáculo por mi ventanilla. Habrían transcurrido unos 10 minutos desde que despegamos cuando de pronto vi una luz roja muy brillante que pasó muy cerca, hacia lo alto. Me quedé un segundo observando como aquella luz se perdia en la noche. La voz de Modesto el piloto me sacó de mi observacion: “Nos estan disparando; esas son balas trazadoras´´!
 
Por ambos lados del avión pasaron hacia arriba algunas de aquellas luces. “Hay que aterrizar rápido”, dijo Modesto, y tomando su timon lo inclinoó hacia delante. El aparato comenzó a descender bruscamente, en picado; me aferré a mi asiento, miré hacia al frente y vi como la tierra envuelta en penumbras se aproximaba vertiginosamente. Jamas volveré a experimentar una sensación como esa. Cerré un momento los ojos y fué peor: me dieron nauseas.
 
El Cessna continuó descendiendo a gran velocidad; algunas trazadoras pasaron cerca y por último Modesto enderezó el avion y vimos las luces de la pista de aterrizaje del aeropuerto. Con maestría, el aparato aterrizó en la pista parcialmente iluminada, avanzó por ella y finalmente se detuvo junto a un grupo de combatientes cubanos y angolanos, cerca de un hangar.
 
Descendimos y nos recibieron los comandantes Fernández Gondin y Dangereaux, Jefes del Frente Este por Cuba y Angola, respectivamente. Los disparos no eran contra nosotros, nos dijeron. Los habían realizado un grupo de combatientes de las FAPLA que habían tomado una fábrica de vino y estaban “contentos”, disparando al aire. Aún tenía un ligero temblor en las piernas cuando montamos en un todoterreno que nos llevaría al Hospital de la ciudad. Aquí no acabaría nuestro peregrinar; nos esperaba el batallar de un largo camino de cientos de kilometros hasta la frontera con la Republica de Zambia. 
 
En el hospital me entregaron 19 cartas de Cuba; de ellas, 16 eran de mi esposa. Las primeras que recibía desde que salí de Cuba en Noviembre de 1975. El siguiente día sería el 14 de febrero de 1976. 
 
R3.
 
Epílogo...
 
Un día, despues de varios años, me encontré con Modesto, que estaba de parqueador en la tienda de Tercera y 70, en Playa. Le pregunté qué hacía allí y me dijo: “Médico, el retiro no me alcanza para vivir”. Falleció hace unos años.

216 comentarios:

«El más antiguo   ‹Más antiguo   201 – 216 de 216
Patricia Moda dijo...

Hoy en una reunión en las fundación donde trabajo, el presidente de la misma que es médico, ( especializado en medicina Pública, de hecho durante años dirigió el organización interamericano de servicios de salud), nos dijo que no sólo es preocupante la ocupación de camas UCI, xq éstas podrían ampliarse, el gran problema es la falta ya de recurso humano, de médicos intensivistas y que lleva años aprender.

Por eso lo más importante es bajar la ocupación, y que esta no se da solo x covid, sino que en febrero, que no se veía venir semejante ola, se avanzó con otras patologías, que también son graves y que se hace difícil seguir esperando.

También dijo que aumentó mucho los accidentes de tránsito, x la liberación que hubo en el verano. Y eso siempre es urgente y en general necesitan UCI.

En fin, como se ve no es fácil , no hay blanco y negro... hay muchos grises.

Pero lo más preocupante es la falta de médicos intensivistas, y los que hay están sobrepasados, y para colmo en general peor pagos que otras especialidades...

silvio dijo...

increíble que le paguen menos a los intensivistas...

Oreste Saavedra dijo...

Suscribo la recomendación del artículo de La Tizza.

También a Giordan.
¿Será posible entender que la única manera de salvarnos es RENOVAR nuestro proyecto?
Mientras no se establezcan esos canales y se le de “verdadera” voz al pueblo y escuchen este tipo de propuestas inteligentes y patrióticas les cedemos terreno a los que buscan nuestro exterminio.

Hay mucho para aportar.
Es hora de poner a un lado orgullo e intereses personales.

Nuestro destino está en juego.

Esperemos que los preocupados “anonimos y vigilantes digitales” se convenzan de que queremos una Cuba mejor.
Necesitamos el empeño de todos.


Abrazos amplios

Patricia Moda dijo...

Si, Silvio, es tremendo. Esperemos que con esta situación se den cuenta...

Justo acabo de leer en infobae lo que hoy nos decían en la reunión:

"Mirna Biglione, investigadora en el Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA, que depende la Universidad de Buenos Aires y el CONICET, y miembro de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica,
[...]
Podemos sumar más camas, pero nos tenemos que preguntar si venimos sumando más profesionales de la salud capacitados (algunos lamentablemente han fallecidos o se encuentran en recuperación), si hemos intensificado dicha capacitación, si hemos considerado el agotamiento psíquimo-emocional y físico de quienes están lidiando en hospitales y centros de salud. Cada una de estas variables son las que definirán la realidad con la que nos vamos a enfrentar”.

La advertencia de los infectólogos ante el récord de muertos por COVID-19 en Argentina: “Hay que tomar conciencia porque se puede poner peor”

A_Abdo dijo...

Pandemia de 1918: algo de historia para el presente.

La pandemia de gripe de 1918, fue causada por el virus de la gripe tipo A, subtipo H1N1.

La enfermedad fue notificada por primera vez el 4 de marzo de 1918, en Fort Riley (Kansas, Estados Unidos).

El primer caso confirmado de mutación se dio el 22 de agosto de 1918 en Brest, el puerto francés por el que entraban tropas estadounidenses aliadas en la Primera Guerra Mundial.

Investigaciones realizadas concluyeron que el virus mataba a causa de una tormenta de citocinas, lo que explicaba su naturaleza extremadamente grave y el perfil poco común de edad de las víctimas.

En 1919 la enfermedad fue mucho menos virulenta por estar la mayoría de los organismos inmunizados de forma natural contra el virus. Finalmente en 1920 aunque se detectó un último repunte, se controló la pandemia.

Se extendió entre 1918 y 1920, los científicos creen que fue contagiada al menos un tercio de la población mundial en aquel entonces, calculada en 1.800 millones de habitantes. Fallecieron entre 50 y 100 millones de personas en todo el mundo.

Un análisis de las intervenciones que se hicieron en varias ciudades durante 1918 mostró que aquellos municipios que habían prohibido reuniones masivas y habían cerrado teatros, escuelas e iglesias tuvieron un menor número de muertes.

Además, un equipo de economistas de EE.UU. llegó a la conclusión de que las ciudades que tomaron las medidas más estrictas fueron las que luego tuvieron una recuperación económica más rápida.

La pandemia estuvo ausente en gran medida de los libros de historia y la cultura popular.

No existen monumentos conmemorativos de la gripe de 1918 y pocos lugares que destaquen el sacrificio de médicos y enfermeras, escribió el historiador médico Mark Honigsbaum. Tampoco se encuentran muchas novelas, canciones u obras de arte del período que se refieran a la pandemia de 1918. Una de las pocas excepciones es el "Autorretrato con gripe española", de Edward Munch, que el artista noruego pintó mientras padecía la enfermedad.

Los primeros libros de historia que referenciaron la epidemia fueron publicados alrededor de 1968.

Referencias bibliográficas

https://es.wikipedia.org/wiki/Pandemia_de_gripe_de_1918

https://www.bbc.com/mundo/noticias-52473180

jolubaro dijo...

Hola!!Al parecer el filántropo Bill Gates, tampoco ve con buenos ojos q las patentes de las vacunas se liberen, y no es problema de dinero. Son varias las razones que explica aquí

https://expansion.mx/tecnologia/2021/05/03/para-bill-gates-es-inutil-compartir-las-patentes-de-vacuna-contra-covid-19

Daría 100 dólares, es sólo una manera de hablar, por saber la razón por la cual el periodista de Cubadebate decidió cambiar y/o quitar textos en el artículo de TrustInvesting.

Mariola dijo...

Eso mismo, Silvio, es increíble y un abuso que ellos que están mano a mano con la muerte, tengan 8 camas de pacientes entubados que atender cada uno, con lo que ello significa; donde el paciente debe ser asistido permanentemente, pues las técnicas de entubamiento requiere maniobras de mucho esfuerzo físico, para lograr la efectividad de la asistencia respiratoria mecánica (los galenos pueden aportar más al respecto) lo cierto es que los saturan con carga horaria hasta el extremo, con reducido personal de enfermería y por lo menos por acá ya renunciaron 6 de los 11 intensivistas del hospital.

Es un descaro, que un político gane fortuna en comparación de un médico.
Es una verguenza que nuestros profesionales de la salud estén hoy haciendo ollas populares para ser oídos en sus justas demandas salariales.

Es una gran injusticia.

patriaesvirtud dijo...

El artículo que estamos celebrando expresa al final la siguiente idea

"Pese a declarar lo contrario una y mil veces, la «contrarrevolución de las vísperas» jamás ha dado muestras de apegarse a esa falacia propagandística de que «cabemos todos, todas y todes». Al contrario, a lo largo de estos meses cada vez dan cabida a menos y han potenciado un discurso de odio, fascista y anticomunista. Recordemos que, pequeño detalle, los fascistas encarcelaron y mataron — entre otros — a los comunistas.
Pero tanto en sus formas dictatoriales más descarnadas como en sus formas republicanas y democráticas, los comunistas cubanos no tenemos por qué esperar un destino diferente al de la anulación — física o política y social — si triunfan los intentos de la derecha burguesa en Cuba."

José Rafael Gonzalez Lucas dijo...

Muy interesante artículo.

https://www.hypermediamagazine.com/literatura/ensayo/los-oficialistas-los-revolucionarios-y-tu/

victor casaus dijo...

silviano, querida gente /

comparto este imeil que me mandó hace un momento ALEJANDRO GUMÁ, uno de los jóvenes que llevan el proyecto LA TIZZA:

Hola Vìctor,

Agradezco en nombre del piquete tu iniciativa de divulgación en
Segunda Cita. Fue una grata sorpresa para nosotros cuando nos
enteramos, pues lo que más nos importa es que las ideas corran y se
ventilen.

Gracias también por la información sobre ese otro "destacamento de
refuerzo" en que se convertirá el regreso a Cuba de Pablo, para
ayudarnos a hacer triunfar las polìticas poéticas de que andamos
urgidos.

Abrazos

Ale

Giordan Rodriguz dijo...

¿Por qué no nos pusieron también "Marx en el Soho" para que la viéramos también los mortales que no tenemos cajitas que capten HD?

Oreste Saavedra dijo...

Gracias José Rafael Gonzalez Lucas 23:01

Magnífica recomendación!!!!
Otra visión, inteligente, reflexiva nos deja el artículo...polémica pero más real...

Me quedo con ese Fidel esencial, que es maravilloso:

“Ser revolucionario es también una actitud ante la realidad existente, y hay hombres que se resignan a esa realidad, hay hombres que se adaptan a esa realidad, y hay hombres que no se pueden resignar ni adaptar a esa realidad y tratan de cambiarla, por eso son revolucionarios” (“Palabras a los intelectuales”, Política cultural de la Revolución Cubana, La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 1977, p. 13).

Buenas noches

yamirys valle glez dijo...

Buenos días. ..scita.

Disculpen me debo todas las lecturas, un saludito al menos que estoy aquí con ustedes.

Besos 💙

silvio dijo...

Hay una nueva entrada

Sergio dijo...

Silvio y hermam@s de Cuba en general. Cuídense mucho y sigan cuidando el sistema sanitario, ayer en mi país murieron 663 personas, récord desde que empezó la pandemia y, al igual que en la primera ola de contagios, comienza la proliferación en el AMBA (ciudad de Buenos Aires y conurbano bonaerense) para después propagarse por las provincias. Este bicho no perdona y las cepas de Manaos y la Británica son las de mayor circulación. Yo no sé lo que es el destino...Abrazos.

Patricia Moda dijo...

por si me lee A_Abdo...¿la pandemia de gripe del 1918 es la llamada gripe española?

«El más antiguo ‹Más antiguo   201 – 216 de 216   Más reciente› El más reciente»