viernes, 19 de julio de 2024

Opiniones de economistas por correo

Estimados amigos y cros

Díaz Canel fue claro en su intervención en la Comisión Económica de la ANPP pero parece que algunos de nosotros no se dan o no quieren darse cuenta de lo gravísimo de la situación del país
No hay dinero para mantener las importaciones de alimentos. Solo alcanza para alimentos, combustible, algunos medicamentos y materias primas y algunas inversiones
El Ministro del MEP completo el cuadro
La economía decreció en 1.9 %
Ninguno de los objetivos del plan cumplieron su crecimiento. Es necesario centralizar la distribución de recursos y ahorrar
Guilarte se refirió a la crítica situación de los trabajadores y la población y recabo de ideas para salir de la crítica situacion
Entonces?

Michael Vázquez

________________________

Estimado Michael, que el presidente describa el desastre es algo que viene haciendo hace tiempo al menos dos veces al año.

 

Sin embargo, creo que faltó ahondar en las causas y eso a mi juicio es lamentable.

Durante ocho años el gobierno de Cuba ha concentrado (35% del total) la inversión en hoteles y ha descuidado la inversión en la agricultura, la pesca, la industria de la caña de azúcar y la industria alimentaria, así como en la energía. 

Que el presidente no reconozca su responsabilidad personal y la del gobierno en esa decisión es muy lamentable.

 

Llevamos 9 años diciendo que se debe flexibilizar la inversión extranjera pero todavía hoy permanecen los mismos problemas. Todas las “trabas” están identificadas y las medidas propuestas (se hizo un grupo de trabajo para ello y de hecho están mencionadas en un discurso de Rodrigo, cuando era ministro de Comercio Exterior) pero nada se hizo.

 

Las propuestas para flexibilizar la empresa estatal pueden llenar cajones de papeles, pero nuestra empresa estatal hoy está peor.

 

De las exportaciones que decir, todas para abajo en lo fundamental por el alto grado de centralización y el desestímulo a la empresa y a sus trabajadores. Un ejemplo: hace tres años entre las 63 medidas estaba la de seleccionar 100 productores de café para que exportaran directamente, pues todavía hoy eso es solo tinta en un papel.

Puedo poner otros muchos ejemplos y en este grupo hay compañeros que seguro tienen otros muchos.

 

En mi opinión personal sería un error y creo que trágico regresar a un proceso de mayor centralización porque ya es bien alta. En Cuba ninguna empresa decide en que invertir por sí misma, excepto GAESA. Todas las decisiones de inversión y de asignación de recursos reales para operaciones se toman en los niveles más alto de gobierno, comenzando por las divisas. De hecho, el regreso a los esquemas cerrados de financiamiento en divisas es un reconocimiento de la ineficiencia e ineficacia de la asignación centralizada de recursos.

 

Creo que también es un grave error dividir en vez de sumar y convertir en enemigos a los que decidieron echar su suerte en Cuba, aun cuando no fuera por valores tremendamente altruistas.

 

Para mí es una vergüenza que año tras año el Presidente y sus ministros vayan a la Asamblea a relatar los desastres que han provocado sus políticas erróneas y le pidan al pueblo más sacrificios, pero es aún más vergonzoso que los Diputados del Pueblo (porque ellos son nuestros diputados) sigan aceptando esa situación.

 

Y créeme que lo digo con dolor, con mucho dolor, que creo es dolor compartido por muchos, porque he visto como se vacían mis aulas de estudiantes y los departamentos docentes de nuestras universidades  de profesores, los hospitales de médicos formados gracias al sacrificio del pueblo (no del Estado ni de sus dirigentes)  como se quedan nuestros campos sin campesinos mientras cada vez hay menos alimentos y más dirigentes de la agricultura con yipetas  y porque como todos los cubanos, todos los días nos enteramos del nacimiento de otra familia rota por  la emigración.

 

No creo que sea un problema de hombres, sino de la insistencia en hacer perdurar un modelo que como dijera Fidel, ya no nos funciona ni a nosotros mismos.

 

Pero seguiré aquí, tratando de contribuir en lo que pueda y al costo que puedan tener mis opiniones. Mi visión, como la de otros muchos, es la de un cientista social con más de seis décadas sobre esta tierra, que vive en la Habana, que ha vivido prendado y prendido a este “terremoto” que ha sido la Revolución Cubana y que no reniega de su historia y no piensa abandonar ese compromiso, y vaya que me han invitado veces a hacerlo.

 

Un país sin gente no es más que un pedazo de tierra. Una nación no es la suma de casas y carreteras. Si queremos ser socialistas primero tenemos que tener una nación, no es al revés.

 

Te reitero que lo digo con mucho dolor y si, también con un poco de rabia, de la misma rabia de la que nuestro Silvio habla en Sueño con serpientes.

 

Sldos

Jtriana

__________________


Estimado Triana:

 

Totalmente comparto tu valiente, honesta y sincera respuesta a Michel.

 

Te felicito, no mentirno adular, fueron principios que aprendimos del Che, y tu demuestras practicarlo también. La verdad es para decirla.

 

Has caracterizado, nuestra penosa y grave situación, has mencionado los asuntos esperados e ignorados, que no se han no se han abordado en un conclave, como la Asamblea Nacional, concebida fundamentalmente la misma para analizar y legislar, donde predomina como pronunciamiento la “unanimidad” por costumbre y donde muchos al intervenir a veces solo lo hacen para oírse y/o destacar su presencia.    

 

Desgraciadamente, va predominando en el País la excesiva centralización, el egocentrismo, las tendencias a la autarquía histórica de algunos y la hegemonía de un nicho exento de la acción de la Contraloría Estatal.

 

Cordialmente

 

Lic. Dionisio Andrés Soto Arado

_________


ESTIMADO TRIANA,

APOYO Y RESPETO TUS VALIENTES PLANTEAMIENTOS EN TUS COMENTARIOS A MICHAEL.

UN ABRAZO,

HUMBERTO PEREZ

___________


Triana, totalmente de acuerdo contigo en tus comentarios a Michael. El comportamiento de la Asamblea ante la grave crisis en que está sumergida la economia del pais, y el programa presentado por el Primer ministro, es vergonzoso. Además se está introduciendo la guataqueria en las intervenciones de algunos diputados. Era un mal que parecía erradicado en nuestra politica y comienza a resurgir posiblemente en el momento más dificil de la Revolucion.  Es lastimoso.
Un abrazo, 
Joaquin Benavides

Somos menos de 10 millones de cubanos residentes

Por Oscar Figueredo Reinaldo, Yilena Héctor Rodríguez, Darío A. Extremera Peregrín, Deny Extremera San Martín y Abel Padrón Padilla

La población efectiva cubana es actualmente menor de 10 millones de personas y sigue tendiendo al decrecimiento, se conoció en la sesión del Parlamento este viernes.

Durante el debate que siguió a la presentación del proyecto de Ley de Migración en el plenario del Parlamento, Juan Carlos Alfonso Fraga, vicejefe de la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI), expuso ante los diputados datos sobre la población efectiva de Cuba.

Según los datos de la ONEI, al 31 de diciembre de 2023 la población efectiva cubana era de 10 055 968 personas.

Desde entonces, la tendencia ha continuado y, dada la dinámica demográfica que se registra en lo transcurrido en los primeros meses del 2024, contracción del número de nacimientos y continuidad del movimiento de personas hacia el exterior desde los últimos meses del 2023, en la actualidad la población de Cuba es menor a 10 millones de habitantes y debe seguir decreciendo, afirmó el experto.

Ese significativo ajuste en la estructura demográfica repercute en planes, programas, proyectos de los ámbitos demográficos, económicos, sociales y ambientales, los cuales deben ser revisados y ajustados en el caso que proceda, comentó Alfonso Fraga.

En los tres últimos años, se ha intensificado la movilidad de la población cubana hacia el exterior, con estancias prolongadas fuera. 

Ello no queda reflejado en el cálculo de la población residente, de acuerdo con la metodología actual, al no ser definida como migrante una parte importante de esa población, según la legislación vigente (hasta dos años de permanencia en el exterior establecen el Decreto Ley aplicado desde el 2013 y la moratoria migratoria noviembre 2020).

Por esta razón −explicó el vicejefe primero de la ONEI−, se presentaron, analizaron y aprobaron criterios y algoritmos estadísticos que modifican las consideraciones metodológicas actuales asociadas a la variable migraciones, que se utiliza en el cálculo de la población anual, introduciendo el concepto de población con residencia efectiva (población efectiva).

Con la introducción del concepto de población efectiva y el cambio metodológico, se sustraerá anualmente de la población efectiva a todas las personas fallecidas en el año calendario y las que permanecen o permanecieron fuera del país en viaje personal y no acumularon 180 días o más de residencia en el territorio nacional en los últimos 365 días.

“En ningún caso −aclaró el experto− se personaliza o se manejan los nombres y datos individuales de las personas”. 

Agregó que es una medición estadística de la migración, que no tiene que ver con los derechos asociados a dicha condición. “El objetivo es obtener un saldo migratorio, para, en conjunto con los nacimientos (que suman) y las defunciones (que restan), calcular la población del país y sus territorios”.

Según los datos de la ONEI, al 31 de diciembre del 2023 permanecían fuera del país 1 249 733 personas. Alrededor del 75% de ellas debían ser descontadas de la población, por no tener residencia efectiva en el país en el período 2021-2023.

Con el cálculo consiguiente (que toma en cuenta crecimiento natural: nacimientos y defunciones; inmigrantes; emigrantes y saldo migratorio) la población efectiva cubana se situaba en 10 055 968.

“Esa población efectiva es un 10.1% menor a la que se tenía al 31 de diciembre del 2020 y similar a la que Cuba registró en algún momento del año 1985”, comentó el experto de la ONEI.

Agregó que esa disminución poblacional se refleja, “en una u otra dirección (aumentando o disminuyendo su valor), en las tasas del movimiento demográfico y en la totalidad de otros indicadores per cápita en los ámbitos económicos, sociales y ambientales, sin un significado valorativo de los mismos, sino solamente como resultado de comportamientos estadísticos”.

Alfonso Fraga expuso otros datos o tendencias que conforman el escenario de la dinámica demográfica cubana. Al respecto, se refirió al decrecimiento naturalen los últimos tiempos: han muerto más personas que las que han nacido. “Hay 124 municipios con esa característica”, dijo, y agregó que en provincias como La Habana y Villa Clara ha estado ocurriendo por 15 años.

Profundizando en los datos sobre el decrecimiento, Alonso Fraga afirmó, con base en los datos de la ONEI, que esa tendencia deja solo como provincias “millonarias” poblacionalmente a La Habana, aunque desciende de dos millones, y a Holguín y Santiago de Cuba, que descienden del millón.

“Los mayores decrecimientos proporcionalmente se registran en La Habana, Cienfuegos y Mayabeque; los menores, Granma, Guantánamo y Santiago de Cuba”, dijo, y añadió que “en general, las provincias y municipios que más decrecen son los de la región centro-occidental”. 

El experto precisó que los municipios que más decrecen son Plaza de la Revolución (+ 35% de la población con 60 años o más), Camagüey y Playa.

“En específico, para el 2023 y los 10 055 968 habitantes calculados, se tienen 304 717 menos mujeres en edad fértil (15-49 años), de las que más del 70% están en edades más reproductivas (15-39 años)”, apuntó.   

Ello incidirá en la continua contracción del número de nacimientos que se registran en los últimos años y que en 2024 debe estar por debajo de los 80 000, la cifra más baja desde 1959. 

Alonso Fraga señaló que el cálculo de la población efectiva ratifica, conjuntamente con el nivel de envejecimiento alcanzado, el profundo cambio en la estructura demográfica del país. 

Ese escenario muestra a casi un quinto de la población del país (24.4%) con 60 años y más en el 2023, que llega a 26.2% en Villa Clara, 24.8% en La Habana y 24.2% en Sancti Spíritus, las tres provincias más envejecidas en el país.

Paralelamente, se profundiza el número de adultos mayores en relación con niños de 0-14 años, que alcanza 1 511. Ello significa que por cada 1 000 niños de 0-14 años, nacionalmente hay 1 511 adultos mayores de 60 años y más. El valor asciende a 1 902 en Villa Clara y a 1 728 en La Habana.

Cambia, también, la relación de los adultos de 60 años y más con la población adulta (15-59 años), lo que confirma que el país se hace más “viejo”.

Esa realidad y tendencia implica que Cuba “presentará una economía envejecida, caracterizada por el alto costo, para la sociedad y la familia, de una atención y cuidado a la creciente población adulta mayor, incrementando el costo de los programas sociales con peso en la seguridad y asistencia social y una menor base para la renovación de los recursos laborales del país y sus territorios”.

Alfonso Fraga agregó que la estructura por grandes grupos de edades (0-14, 15-59 y 60 años y más) indica que las mayores pérdidas de población se registran en las edades de 15-59 años, al descender en más de 800 000 personas y llegando al 59.5%. En consecuencia, aunque también disminuyen en forma absoluta, proporcionalmente aumentan su peso en la estructura poblacional los de 0-14 (16.1%) y 60 años y más (24.4%).

Cerrando su intervención ante el plenario de la Asamblea Nacional, el vicejefe primero de la Oficina Nacional de Estadística e Información afirmó que, “dada la dinámica demográfica que se registra en los primeros meses del 2024, la contracción del número de nacimientos y la continuidad del movimiento de personas hacia el exterior desde los últimos meses del 2023, actualmente la población de Cuba es menor a 10 millones de habitantes y debe seguir decreciendo”.

Explicó que aunque de manera cuantitativa se ha logrado calcular la población efectiva por diferentes niveles territoriales, atributos y variables a partir de las fuentes del Sistema Nacional Estadístico (SNE) y su Subsistema de Información Estadístico Nacional (SIEN), se necesita un censo para mayor información.

“Conocer la población del país y territorios, su nivel educacional, ocupación y categoría ocupacionales, estado conyugal, color de la piel, situación de discapacidad y otras características importantes, así como las viviendas donde residen, informaciones todas necesarias para un desarrollo sostenible, solo sería posible con un censo de población y viviendas”, dijo.

http://www.cubadebate.cu/noticias/2024/07/19/hoy-somos-menos-de-10-millones-de-cubanos-residentes/

miércoles, 17 de julio de 2024

Ileana Díaz, economista: “Las mipymes son vistas como un peligro”

Por Osvaldo Pupo

A casi tres años del surgimiento de las micro, pequeñas y medianas empresas en Cuba, las autoridades han aprobado nuevas regulaciones para el funcionamiento de los más de 11 mil negocios privados en la isla. Así estaba previsto en la legislación que les dio origen, pero ahora se busca “corregir distorsiones”.

Hasta el momento de publicación de esta entrevista, no habían aparecido en la Gaceta Oficial los decretos leyes en cuestión, que recibieron el visto bueno del Consejo de Estado el sábado último.

Sin embargo, el discurso gubernamental y las medidas adoptadas este año con relación a las mipymes indican que las normas podrían disminuir su margen de maniobra. Desde antes, tanto economistas como emprendedores ya daban cuenta del difícil contexto en que se desempeñan las empresas privadas, con casi todo en su contra.

No existe mercado cambiario oficial, ni fuentes de financiamientos, ni excepción fiscal para los nuevos negocios. En cambio, aumentaron los impuestos y se toparon precios de productos básicos importados por los privados, en la mayoría de las veces, con dólares o euros obtenidos informalmente.

Esta realidad es totalmente opuesta a lo que defiende la doctora Ileana Díaz, profesora titular del Centro de Estudios de la Economía cubana, quien considera que la producción de bienes en el sector privado debería incentivarse con políticas de fomento y no con métodos administrativos.

La experta, quien también coordina la Red de Emprendimiento de la Universidad de La Habana, conversó con OnCuba sobre este tema, en medio de los cuestionamientos que enfrenta el sector privado cubano.

¿A qué se refiere usted cuando habla de políticas de fomento?

Las políticas de fomento pueden ser muy amplias. Generalmente, no se realizan al libre albedrío, sino en dependencia de determinados intereses. Por ejemplo, se fomentan sectores de la economía. También se busca que aquellas empresas o microempresas, que son de subsistencia, se conviertan en negocios de mayor rango, que crezcan y tengan proyectos más creativos, más innovadores.

El fomento puede ser financiero, como cuando se exime del pago de algún tipo de impuesto o se ofrece una subvención, pero siempre contra un resultado. Incluso, muchas veces estos financiamientos no son completos, sino que se financia una parte y la otra se tiene que devolver. Existen muchas variantes.

Pero también hay formas no financieras de fomento, por ejemplo, cuando se entrega un área para producir determinados bienes. Esta área no se renta, sino que se promueven acuerdos y redes entre gobierno y privado para lograr objetivos sociales, pero sin perder los objetivos económicos.

En el libro “Fomento de mipymes en Cuba”, que usted coordinó, dijo que en Cuba no han existido políticas de fomento para el sector privado. ¿Por qué?

Sí. No ha habido una política de fomento ni para el trabajo por cuenta propia, ni ahora para las mipymes, ni para las cooperativas. Cuando nacieron las segundas existía la excepción fiscal, en dependencia de si venías de cuentapropista o de otra forma, o si eras nuevo. Pero eso, aunque ayudó, no era un fomento propiamente.

El gobierno, como tiene un déficit presupuestario tan elevado, no quiere meterse en esto, pero en realidad esto tiene un efecto contrario al que se cree.

Tiene que haber muchas más mipymes, muchas más cooperativas, más actores no estatales. Esto es necesario por múltiples razones.

Primero, si se amplía la base imponible, con más privados, la recaudación vía tributo será mayor. Ese es un elemento favorable para el Estado.

Segundo, también se promovería una mayor competencia entre los actores no estatales y la empresa estatal. Eso tributará a que los precios sean menos altos, lo cual hoy se está tratando de hacer a través de una medida descolocada y sin ningún fundamento, como es topar precios. Se hizo con los productos agrícolas y no resolvió nada, y ahora tampoco lo hará. Además, contribuye a un mayor encadenamiento entre los actores.

Por otra parte, el fomento es bueno porque se pueden promover aspectos específicos como la innovación, la responsabilidad social, el empleo a personas en situación de vulnerabilidad, entre otros. 

Entonces, me llama poderosamente la atención que en la información pública sobre los nuevos decretos leyes para regular el sector no estatal no aparezca la palabra “fomento”.

Eso da mucho que pensar, porque el eje central debería ser este, cómo el Estado se pone en función de hacer crecer el sector no estatal en beneficio de los intereses de la economía.

Pero, como usted ha dicho, la percepción es que no es posible fomentar financieramente al sector privado debido a la crisis económica….

No puede verse como un gasto. Tiene que entenderse como una inversión.

Si se incentivara la producción de alimentos y, por ejemplo, los que producen, en vez de entregar un 35 % de las utilidades, entreguen un 15 %, o presenten proyectos de innovación que se financien en un 60 %, ¿qué ocurriría? Se va generar un incentivo a la producción y, por tanto, ofertas.

También se tendría más rentabilidad, las empresas podrían aportar más, crecerían. Eso sería beneficioso para la economía.

Claro, desde un punto de vista muy simplificado se podría decir que el fomento es un gasto porque el presupuesto va a recibir menos ingresos en un primer momento. Pero, ¿qué va a representar esto desde el punto de vista productivo? Es una inversión para el país.

Hablando de inversión. Existen otras fuentes de acceso a ingresos. ¿Esto también se consideraría dentro del paraguas del fomento?

Claro, ese es otro de los elementos. Debería haber una mayor diversificación de las fuentes de financiamiento, que puedan ser empleadas para el fomento. 

Hoy está el crédito bancario. Con este se obtiene un monto, ya sea para capital de trabajo o inversión, pero se da el mismo tratamiento a quien es productor de alimentos y a quien trabaja en la construcción, o si eres micro, pequeña o mediana empresa, o si eres de Guantánamo o La Habana. No hay diferenciación, cuando los contextos y las características de los actores no son las mismas.

Lo otro es poder utilizar otras fuentes. El crowdfunding, por ejemplo, que se hace, pero a un nivel más personal. Sin embargo, esto debería poder hacerse a través del sistema financiero del país.

También acabar de ofertar los microcréditos.

Los inversores ángeles, quienes invierten en un negocio a cambio de acciones o para obtener utilidades, también podrían ir dentro de esta lógica. Igual que la inversión extranjera directa a privados, lo cual todavía no se ha resuelto. Es un tema pendiente desde hace más de dos años.

¿La empresa estatal, considerada el actor más importante de la economía, se ha beneficiado de políticas de fomento por el Estado?

El modelo de funcionamiento económico que tiene el país está hecho para la empresa estatal. Este modelo ha mal funcionado, vamos a decirlo así.

La empresa estatal nunca ha sido realmente eficiente, rentable, ni ha funcionado como una empresa. Siempre ha sido una variable de ajuste permanente a las necesidades del país en determinadas situaciones económicas.

¿Qué sucede? Tiene recursos que le entrega centralmente el Estado. Hoy son mínimos, pero combustible y divisas se mantienen. Y le ponen un plan.

Tenemos más de 300 empresas en pérdida. Si la empresa no cumple, a veces no lo hace porque le ponen precios administrados (regulados por el Estado). Ese es un problema.

Por otro lado, le dan subsidios para que sobreviva. La subvencionan para que pueda mantener un precio para la población, más social. Es decir, no quiebra.

Lo que hacen es sostenerla, mantenerla, ampararla. Pero, en realidad no la fomentan tampoco.

Esto hasta ahora había funcionado de alguna forma. Si el país tenía más dinero, le podía dar más recursos a la empresa estatal y esta podía producir más, pero a niveles que tampoco podemos decir que fueran competitivos o productivos.

Si el país tiene menos dinero, le puede dar menos recursos y la empresa produce menos. Esa es la situación que tiene hoy la estatal.

Cuando ves las transferencias que hace el presupuesto del Estado al sector empresarial como subsidio, no como inversión de capital, te das cuenta que ese 18,5 % de déficit fiscal no sale de la nada.

Tenemos un modelo que fractura a los actores económicos. Unos (el sector privado) funcionan en condiciones de mercado, y otro, la empresa estatal en todas sus variantes, con un modelo administrado.

Existe una incompatibilidad que trae como consecuencia que los encadenamientos, muchas veces, no sean ni virtuosos ni sostenibles, que sea difícil lograr las alianzas público-privadas.

Hay que cambiar el modelo. Eso significa crear mercados, que los precios no sean administrados, que se elimine la planificación de asignación de recursos.

Cuando usted habla de cambiar el modelo económico, ¿qué rol jugaría el sector privado?

El modelo tiene que cambiarse, sobre todo, para que la empresa estatal sea fuerte y logre funcionar como empresa. Si eso se logra, alcanzaríamos un modelo que se basaría en mercados regulados por el Estado para buscar incentivos para la empresa estatal y la no estatal.

Entonces, se lograrían unas condiciones donde las reglas de juego van a estar claras para todo el mundo. Y, por tanto, permitiría que la economía se integre, con los consecuentes mayores niveles de producción.

Lo que tenemos que buscar es eso. Hoy gastamos mucha energía en perseguir a las mipymes, topar los precios, controlarlas en extremo. Esas energías deberían estarse poniendo en lograr que todo se articule, pero a través de mecanismos económicos y no administrativos.

Existe un matriz de opinión, compartida por medios y personas dentro y fuera de Cuba, de que el Estado está promoviendo la privatización en el país. ¿Es correcta esa afirmación, teniendo en cuenta que, como usted ha dicho, no hay fomento para el sector privado?

No. A veces, esas opiniones existen porque Cuba es un país que eliminó prácticamente toda la pequeña y mediana empresa existente en el año 1968.

Durante mucho tiempo, nunca se abrió ni nunca se dijo que una forma de propiedad factible dentro del socialismo era la privada. Eso surge a partir de la conceptualización y de la actualización del modelo en 2011, lo cual se refrenda en la Constitución de la República.

Es por eso que la ultraizquierda plantea que se está privatizandoPero simplemente se abrió una puerta, una con limitaciones, porque está claro por la Constitución que los medios fundamentales de producción en Cuba son de propiedad socialista de todo el pueblo. El único problema es que no hemos logrado definir cuáles son esos medios.

Entonces, hay una larga lista de actividades prohibidas. Aunque es mejor que la lista de permitidas que existía antes en la época del trabajo por cuenta propia, pero realmente no tiene ningún sentido que se prohíban muchas de las actividades  para el sector privado y cooperativo.

Por tanto, si el país estuviese realmente en una postura de privatización, habría hecho como China. Diría: “estos son los sectores que a me interesa que sean del Estado y el resto que se privatice o cooperativice”. Aquí no se ha hecho esto.

Otra idea muy repetida es que las mipymes son las responsables de la crisis económica. ¿Usted qué cree?

No. Las mipymes nacieron en un contexto de recesión e inflación.

Hagamos un análisis. El 1 de enero del año 2021 se inició la Tarea Ordenamiento. Esta desordenó la precaria estabilidad monetaria que tenía el país. Y generó distorsiones muy fuertes desde el punto de vista monetario.

En el momento en que se realizó, no se creó un mercado cambiario. Y ahí empieza un proceso terrible.

Los precios empezaron a crecer a partir de la Tarea Ordenamiento. Un diseño inadecuado en un mal momento.

Acá va un ejemplo que parece muy simple, pero no lo es. El pasaje en guagua en La Habana antes costaba 40 centavos. Pasó a 2 pesos, 5 veces su precio.

También se multiplicaron los salarios y las jubilaciones, aunque no por igual para todo el mundo, como sabemos.

Eso contribuyó a una presión inflacionaria, desde el punto de vista de la demanda, que se incrementa, y con una reducción de la oferta por la pandemia. Eso no ha parado.

En medio de todo eso nacen las mipymes, con la intención de que estas produzcan, oferten y complementen a la empresa estatal. Pero, lógicamente caen dentro del mismo contexto de recesión e inflación. Además, las primeras 35 empresas privadas realmente comienzan a operar en diciembre de 2021.

Ahora, las mipymes ponen precios altos porque tienen que ir al mercado informal para comprar las divisas. Como sabemos, la bancarización ocurre de un lado, pero no del otro.

Si los empresarios ponen todo su efectivo en el banco, ¿cómo compran entonces la divisa? Si los hacen poner su dinero en el banco, este tiene que darles la posibilidad también de que la compren allí. 

Tampoco hay respeto por el dinero. Si depositan dólares u otra moneda, esta se esfuma. Cuando la quieren ir a buscar la moneda no existe tal como se entregó. El MLC no sirve para nada más que comprar algunos productos aquí, pero no para importar.

Es un mecanismo del país, no es la mipyme la que quiere ir al mercado informal. Si no hay confianza en el sistema financiero, por supuesto que se busca la manera de no poner el dinero ahí.

Por tanto, decir que los privados traen todo este trastorno o esta situación económica es bastante impreciso.

Usted ha sido una especie de testigo de la evolución del sector privado, desde la Red de Emprendimiento de la Universidad de La Habana. También ha visitado países de la región para intercambios sobre mipymes. ¿Considera que es posible su desarrollo en Cuba bajo las condiciones en las que nacieron y se desenvuelven hoy?

Lo que ha venido sucediendo es que, en vez brindarles condiciones de apoyo a las mipymes, se ha apostado por un mayor control, más restricciones y procedimientos extremadamente burocráticos.

¿Por qué? Porque, a los ojos del gobierno, las mipymes se ha convertido en un peligro para las empresas estatales y para el socialismo. Eso hay que revertirlo.

Si en estos más de dos años, en vez de poner más restricciones, nos hubiésemos dedicado a cambiar ese modelo de funcionamiento de la economía paulatinamente, hoy estaríamos en mejores condiciones para producir, a pesar de todas las limitaciones económicas, el bloqueo y demás.

Pero no hemos ido en esa dirección. No se logra entender esa necesidad de hacerlo. Y como se ve como un peligro que las mipymes crezcan, entonces las restringen.

Públicamente nunca se ha dicho, pero lo deduzco porque veo que, de alguna manera, constantemente se está marginando a las mipyme, a pesar de que se ha dicho que no hay nada en contra de estas, que no hay una guerra o una persecución, pero es notable.

No las prohíben, no las quitan del escenario, pero, lo que es peor, tampoco fortalecen la empresa estatal. Es un contrasentido.

¿De este contexto sale algún beneficiado?

Si lo miras desde un punto de vista, se puede decir que la empresa estatal goza de un beneficio, pues no quiebra, está amparada, subsidiada. Se va a mantener ahí de por vida, aunque trabaje mal.

La empresa estatal debería ser más fuerte, lograr ofertas en el mercado junto a las de las mipymes, las cooperativas, los cuentapropistas, la empresa mixta, todos los que estén.

Sin embargo, lo cierto es que en este contexto actual no hay un beneficio para la sociedad.

https://oncubanews.com/cuba/economia/ileana-diaz-economista-las-mipymes-son-vistas-como-un-peligro/#google_vignette

martes, 16 de julio de 2024

Estados Unidos. ¿Quién está tras el atentado contra Trump?

Por German Gorraiz

Tras fracasar la ofensiva judicial contra Trump, los globalistas de George Soros procedieron a la gestación de una trama exógena para neutralizarlo por métodos expeditivos (magnicidio). Dicho complot se ha materializado en el mitin de Pennsylvania y aunque ha resultado fallido por milímetros, no es descartable un nuevo intento de magnicidio antes de las elecciones de noviembre para conseguir que EEUU vuelva a la senda de los Gobiernos tutelados por el verdadero poder en la sombra ( Cuarta Rama del Gobierno).

¿Es inevitable la victoria de Trump?

El actual sistema dominante o establishment estadounidense se sustenta en la sucesiva alternancia en el Poder del Partido Demócrata y del Republicano, ambos fagocitados por el lobby judío. Con vistas a las presidenciales de noviembre y tras el fracaso de la ofensiva judicial contra Trump, es previsible su retorno triunfal a la Casa Blanca, tras ser nominado candidato republicano pues según una encuesta de CBS News y YouGov, contaría con el apoyo del 70% de los votantes republicanos.

En el campo demócrata, los indicios de senilidad de Biden confirmados tras el reciente debate con Trump, la crisis del fentanilo, la carestía de la vida aunado con la desafección del ala izquierda de los demócratas tras la masacre de Gaza y el incremento de la inseguridad ciudadana habrían hundido la popularidad de Biden hasta mínimos históricos, no siendo descartable su sustitución por otro candidato demócrata sin experiencia política con vistas al Congreso Demócrata de agosto. 

Los globalistas y la Doctrina Wolfowitz

El aislacionismo trumpiano sería un misil en la línea de flotación del complejo militar-industrial que tiene perfilado para el próximo quinquenio la recuperación del papel de EEUU como gendarme mundial mediante un incremento extraordinario de las intervenciones militares estadounidenses en el exterior para recuperar la Unipolaridad en el tablero geopolítico global, siguiendo la Doctrina Wolfowitz.

Dicho documento fue filtrado al New York Times que lo publicó en marzo del 1992 y estaba firmado por el Subsecretario de Defensa para la Política de EE.UU, Paul Wolfowitz y su adjunto Scooter Libby. El documento fue tildado de «imperialista» pues esbozaba «una política de unilateralismo» y de «acción militar preventiva para suprimir las posibles amenazas de otras naciones y evitar que las dictaduras ascendieran a la categoría de superpotencia».

Tras varias correcciones, su ideario fue recogido en la llamada Doctrina Bush o Doctrina de Agresión Positiva que implicaba «el uso de la fuerza militar por Estados Unidos y sus aliados para consolidar gobiernos en todo el mundo acordes a los intereses estadounidenses» y de lo que serían paradigmas la invasión de Afganistán e Irak.

Aislacionismo de Donald Trump

El conflicto ucraniano habría significado el retorno a la Guerra Fría entre Rusia y EEUU y el retorno a la Doctrina de la Contención, cuyas bases fueron expuestas por George F. Kennan en su ensayo «Las fuentes del comportamiento soviético», publicado en la revista Foreign Affairs en 1947 y cuyas ideas principales se resumen en la cita «el poder soviético es impermeable a la lógica de la razón pero muy sensible a la lógica de la fuerza».

Sin embargo, Donald Trump aseguró en sus redes sociales que «nunca hemos estado tan cerca de la III Guerra Mundial» y que debe haber un «compromiso total para desmantelar el grupo de poder neoconservador globalista responsable de arrastrar al mundo a guerras interminables». Asimismo, en un discurso pronunciado en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), el candidato republicano afirmó : «Soy el único candidato que puede hacer esta promesa: evitaré la Tercera Guerra Mundial», al tiempo que denunció la «excesiva cantidad de armamento que circula actualmente en el mundo», lo que estaría anticipando el retorno de la Doctrina Aislacionista de EEUU.

Así, la posible victoria de Trump en noviembre representaría el ocaso de la estrategia atlantista de Biden y Soros empecinados en defenestrar a Putin del poder así como la posterior firma de un acuerdo de Paz en Ucrania y el retorno a la Doctrina de la Coexistencia Pacífica con Rusia. Ello supondría la entronización del G-3 (EEUU, Rusia y China) como «primus inter pares» en la gobernanza mundial, quedando de paso la UE, India y Japón como convidados de piedra en el nuevo escenario geopolítico.

¿Complot contra Trump?

El aislacionismo de Trump chocaría además frontalmente con el sueño obsesivo de los globalistas de Soros y de la Open Society Foundation (OSF) por conseguir el sometimiento de Rusia, pues Rusia sería para George Soros» la ballena blanca que lleva décadas intentando cazar». Así, las próximas elecciones estadounidenses no serán tan sólo la pugna habitual de demócratas y republicanos para alternarse en el Poder, sino un pulso dramático entre los atlantistas defensores de la Unipolaridad o Doctrina Wolfowitz frente a los defensores de la Doctrina Aislacionista de EEUU encarnada en Donald Trump y cuyo desenlace marcará el diseño de la nueva arquitectura geopolítica global del próximo Quinquenio.

En consecuencia, tras fracasar la actual ofensiva judicial contra Trump, los globalistas procedieron a la gestación de una trama exógena para neutralizarlo por métodos expeditivos (magnicidio). Dicho complot se ha materializado en el mitin de Pennsylvania y  aunque ha resultado fallido por milímetros, no es descartable un nuevo intento de magnicidio antes de las elecciones de noviembre para conseguir que EEUU vuelva a la senda de los Gobiernos tutelados por el verdadero poder en la sombra ( Cuarta Rama del Gobierno.

En la actualidad, el complejo militar-industrial se habría transmutado en el llamado Departamento de Seguridad Nacional (Homeland Security) y de la primitiva hidra-CIA habrían nacido 17 nuevas cabezas en forma de agencias de inteligencia que integrarían la Comunidad de Inteligencia de EEUU ( la Cuarta Rama del Gobierno según Tom Engelhardt) , agentes patógenos de naturaleza totalitaria y devenidos en Estado paralelo y verdadero poder en la sombra.

https://www.telesurtv.net/blogs/son-las-elecciones-de-estados-unidos-una-pugna-entre-la-unipolaridad-de-biden-y-el-aislacionismo-de-trump/

viernes, 12 de julio de 2024

Es muy lamentable que a estas alturas en Cuba

por Oscar Fernández

Es muy lamentable que a estas alturas en Cuba todavía haya funcionarios que sueñen que topar los precios del mercado va a ayudar en algo a los de menores ingresos. Y más lamentable aún es que haya personas entre los afectados que secundan este mantra.
¿Acaso los precios centralmente establecidos permiten acceso a los más necesitados?
¿Acaso alguien puede garantizar que a los precios topados estos productos se van a mantener en oferta?
¿Acaso alguien se cree que acosando a los comerciantes (con razón o sin razón, sean buenos o abusadores) se va a incrementar la oferta de alguna manera?
¿O acaso lo anterior no importa, el resultado no importa, la consecuencia no importa, el impacto negativo sobre los mismos que se dice querer proteger no importa, y lo único que sí importa es aparentar que se hace algo, aunque termine siendo una vez más algo inútil?
A los que venden leche hoy los puedes obligar a que la vendan al precio topado, pero no puedes obligarlos a continuar importándola.
Da igual los por qués que se quieran enarbolar, y los culpables que se quieran sentenciar. TODOS VAMOS A TENER MENOS LECHE, MENOS POLLO Y MENOS ACEITE. Y este es el único "logro" que se va a conseguir con esta política: menos comida que antes.
Y mientras tanto, paradójicamente, compartiendo el mismo mostrador con estos productos topados, se aparece el cartón de huevos a demostrar, una vez más, que los precios bajan cuando la oferta aumenta.
Todo este esfuerzo comunicativo, todo este despliegue de inspectores, todas estas reuniones con los actores, todas estas comisiones de los gobiernos municipales, todas las reuniones secretas del consejo de ministros, todas las decenas de miles de visitas a los territorios... todo este derroche de "esfuerzo"... debería dedicarse a un solo objetivo: QUÉ SE DEBE CAMBIAR PARA AUMENTAR LA OFERTA, ESPECIALMENTE LA DE PRODUCCIÓN NACIONAL.
Todo esto es tiempo, y más tiempo, y más tiempo... para que continúe avanzando a paso firme y agigantado en todos sus ámbitos el deterioro de nuestras condiciones de existencia.
Pero bueno, ya andan por ahí algunos trasnochados, articulistas de medios oficiales, invocando la ofensiva revolucionaria del 68. Si esta esquizofrénica cacería que comienza a articularse no se neutraliza desde las máximas autoridades, el "todos contra todos" va camino a ser decretado.
Ojalá que al menos entre algunos de los que deciden, prevalezca el sentido común por sobre la ponzoña que poco a poco se quiere apoderar de este país.

jueves, 11 de julio de 2024

No para el desfile demócrata contra la candidatura de Biden

Por David Brooks y Jim Cason

Nueva York y Washington. “Biden está frito”, fue la primera reacción de un veterano observador de la política estadunidense al saber de que el actor George Clooney se sumó al desfile de personalidades y políticos, incluyendo ahora a por lo menos 10 legisladores demócratas, que se han expresado públicamente a favor de que el presidente abandone su campaña de reelección y ceda el paso a un nuevo candidato presidencial demócrata para enfrentar la amenaza derechista de Donald Trump.

Clooney, el famoso actor y una de las personalidad que ha sido clave en apoyar con su fama y sus fiestas de recaudación de fondos a los demócratas, escribió en un artículo publicado este miércoles en el New York Times que no hay forma de ocultar el deterioro por edad de “mi amigo” -al cual vio hace tres semanas cuando el actor fue anfitrión del evento de recaudación de fondos para Biden- y adviritó que “no vamos a ganar en noviembre con este presidente”. Agregó que esa es la opinión de todos los legisladores con quienes ha hablado recientemente. Señaló el ejemplo de Francia y el sacrificio de unos 200 candidatos para asegurar el triunfo contra la extrema derecha y concluyó: “Joe Biden es un héroe; rescató la democracia en 2020. Necesitamos que lo haga de nuevo en 2024”.

Mientras tanto, sorprendió la respuesta tibia de la diputada -y ex presidenta de la cámara baja- Nancy Pelosi cuando se le preguntó si sigue apoyando la candidatura de Biden. En lugar de reiterar su respaldo absoluto, la antigua aliada del presidente comentó: ”sólo quiero que haga lo que él decida”, y curiosamente agregó que “todos lo estamos alentando a que tome esa decisión porque ya se está acabando el tiempo”. Pero Biden lleva casi dos semanas insistiendo en que ya decidió permanecer “hasta el final” en este concurso.

La lista de legisladores se amplió este miércoles, con el primer senador demócrata, Peter Welch, sumandose al coro de diputados y otros políticos y estrategas demócratas que públicamente están llamando a que Biden se retire de la contienda. Otro senador demócrata clave, Michael Bennet alertó, sin solicitar explícitamente que Biden se retirara, que Trump está en vías de ganar la elección “y tal vez por un margen abrumador y llevarse con ello el Senado y la Cámara”. Otros dos influyentes senadores indicaron que Biden necesita “tomar una decisión” por la consecuencias que esta contienda tiene para el futuro de la democracia -o sea, diciendo sin decirlo que debe de retirarse.

Y el presidente se dedicó a sus tareas como anfitrión de líderes de los países de la OTAN, manteniendo varias reuniones formales e informales diseñaldas en parte para mostrar sus plenas capacidades como líder del superpoder militar, la próxima prueba pública será una conferencia de prensa programada para este jueves, con todos examinando se desempeño.

A la vez, Biden y sus asesores siguen rehusando y refutando toda sugerencia de su retiro. De hecho, su campaña ha programado otra entrevista de televisión, esta vez con NBC News, en hora pico para su transmisión nacional para el próximo lunes. En toda reunión, sea con alcaldes, gobernadores y legisladores, y este miércoles con líderes de la central obrera AFL-CIO (donde reiteró que es el presidente más pro-sindical en la historia), Biden y su equipo insisten en que será el candidato y que derrotará a Trump.

Por segunda vez en menos de dos semanas, el consejo editorial del periódico más grande e influyente del país, el New York Times, se pronunció por el retiro de Biden de la campaña y la selección de un candidato que pueda derrotar la amenaza de Trump. “La elección presidencial de 2024 no es un concurso entre dos hombres, ni entre dos partidos. Es una batalla por quienes somos como nación”, afirma en el editorial del lunes. Concluye que Biden “claramente entiende lo que está en juego. Pero parece haberse perdido sobre su propio papel en este drama nacional… se considera como indispensable. No parece entender que él ahora es el problema -y que la mejor esperanza de los demócratas para retener la Casa Blanca es que él se haga a un lado”.

Solo faltan unos 40 días para que Biden llegue a la Convención Nacional Demócrata en agosto donde por ahora tiene toda la intención de ser coronado formalmente como el candidato presidencial de su partido. Se proclama por los expertos -aunque no hay regla firme- que una vez ahí, no habrá posibilidad de retarlo si él no cede la nominación. Sin embargo, 40 días es una eternidad en el ámbito electoral, y aún no se sabe qué podría pasar -sobre todo si los sondeos siguen mostrando una hemorragia de apoyo al líder. A la vez, muchos demócratas advierten que mantener abierto este debate sobre si Biden permanece o no sólo ayuda a los contrincantes.

Por su parte, los republicanos sigue gozando del regalo de Biden y el debate sobre su incierto futuro sólo a unos días del inicio de su convención nacional en Milwaukee, donde la próxima semana coronarán a Donald Trump como su candidato presidencial. Ahí, los temas centrales serán la estrategia antimigrante repetida incesantemente por su candidato, la anulación de medidas ambientales y anti-discriminación y el desmantelamiento de algunas partes de la burocracia federal, entre ellos la promesa de clausurar el Departamento de Educación.

Un espectacular de propaganda republicana declara que “la dimencia [sic] de Biden está empeorando. No es apto”. Un comentario en las redes que circula con la imagen del anuncio señala que aquellos [los republicanos] que quieren abolir el Departamento de Educación pagaron por un espectacular gigantesco donde deletrearon mal la palabra “demencia’ (en el anuncio dice “dimensia”, la palabra correcta es “dementia”).

https://www.jornada.com.mx/noticia/2024/07/10/mundo/no-para-el-desfile-democrata-contra-la-candidatura-de-biden-8956

miércoles, 10 de julio de 2024

La mentira como instrumento de guerra

Por Elson Concepción Pérez

En la isla portuguesa de las Azores, en marzo de 2003, tuvo lugar la Cumbre que dio luz verde al crimen contra Irak, cuando tres jefes de gobierno, George W. Bush, de Estados Unidos; Tony Blair, premier británico; y el español José María Aznar, posaban en una foto –histórica y vergonzosa– luego de decidir bombardear al país del Oriente Medio.

Ninguno preguntó, siquiera, por los argumentos que justificaban aquella acción. La decisión del Presidente estadounidense ya era letra firme, y solo faltaba que otros dos jefes de Estado «subordinados», con igual estirpe asesina, posaran ante las cámaras, como lo hicieron, con sonrisas y todo.

Un día después, el 20 de marzo, la aviación estadounidense comenzaba el horrendo crimen, bombardeando ciudades y pueblos enteros, incluso usando el uranio empobrecido en sus bombas que, muchos años después, aún deja rastros en quienes se expusieron al material radiactivo.

Informes de la cia mintieron descaradamente ante el mundo, con argumentos sobre el posible vínculo de Saddam Hussein con Al Qaeda, y la «supuesta existencia» de armas de exterminio masivo en la nación árabe.

La criminal guerra contra Irak, país que perdió casi un millón de sus hijos, entre muertos, mutilados y heridos, ha pasado a la historia como «una gran mentira» fabricada por el imperio yanqui para desencadenar el conflicto y otras fechorías, no importa la cantidad de muertos que provocara.

Los documentos se basaban en falsedades, como reconoció el propio Bush, quien, en 2006, aseguró que «Irak no había tenido nada que ver con los ataques de Al Qaeda el 11 de septiembre contra su país».

Para entonces, se sabía que la Agencia Central de Inteligencia había gastado más de mil millones de dólares en la búsqueda de las armas de destrucción masiva en Irak, y en la fabricación de otras muchas mentiras que «justificaran» el crimen.

El Centro para la Integridad Pública estadounidense cuantificó que Bush y algunos de los miembros más notables de su Ejecutivo habían hecho 935 declaraciones falsas en los dos años posteriores al 11 de septiembre de 2001. Según la investigación, esas afirmaciones «formaban parte de una campaña orquestada que galvanizó eficazmente a la opinión pública», y «condujo a la nación a la guerra bajo pretextos decididamente falsos».

Bush declaró públicamente: «cuando no pudimos hallar las pruebas, las fabricamos».

José María Aznar, por su parte, hizo famosa su aseveración de que la foto junto a Bush y a Tony Blair en las Azores, donde se dio la orden de los bombardeos a Irak, es «el momento histórico más importante que ha tenido España en 200 años».

Cuando ya habían muerto más de medio millón de civiles iraquíes y unos 4 000 militares estadounidenses, el entonces presidente George W. Bush dijo «sentirse orgulloso de no haber retirado las tropas de manera prematura».

El 2 de mayo de 2003, sobre el portaaviones Abraham Lincoln, Bush declaró la «gran victoria» de Estados Unidos en Irak, y anunció que esa era la «misión» que tenía su país.

Más tarde, el 9 de julio, reconocía que toda aquella invasión y los bombardeos contra Irak estaban basados en mentiras, informes falsos de la cia y otros argumentos nunca comprobados.

No aclaraba el gobernante si la «gran misión» era la de matar en cualquier lugar del planeta.

¡Y saber que los autores del gran crimen en Irak gozan hoy, impunemente, de sus privilegios de exgobernantes, ya sea en Washington, Madrid o Londres!

https://www.granma.cu/mundo/2024-07-08/la-mentira-como-instrumento-de-guerra-08-07-2024-22-07-31

domingo, 7 de julio de 2024

Sobre el ciclo actual de las remesas

El extraño ciclo de una parte importante de las remesas en Cuba, una razón más para la reforma integral.


Por Julio Carranza

Como se conoce, en economías con las características de Cuba, bajo nivel de desarrollo industrial e importante porcentaje de la población en migración, las remesas se convierten en un componente considerable de la balanza de pagos del país, un aporte a las reservas de divisas que se necesitan para financiar la economía. Esa condición es común a casi todos los países de Centroamérica y el Caribe, entorno natural de Cuba

En Cuba, desde la década de los 90s del pasado siglo, cuando las condiciones de la economía cambiaron abruptamente por la caída del bloque socialista y las ventajosas alianzas que este suponía, sumado al afianzamiento del bloqueo norteamericano, las remesas, junto al entonces creciente turismo internacional y algunas exportaciones no tradicionales como productos médicos y servicios profesionales, pasaron a ser un complemento esencial en la entrada de divisas al país. Esa condición y necesidad no ha cambiado desde entonces, sin embargo hoy también se encuentra muy golpeada, sobretodo después del 2020 con el impacto de la pandemia, la política de sanciones no modificada de la administración Trump, la situación internacional y los no pocos ni menores errores en la errática conducción de la economía nacional.

En este texto me refiero a una dimensión específica de ese problema, que afecta notablemente no solo la entrada de dinero fresco al país, también a los equilibrios macroeconómicos y a la persistente inflación: el ciclo de las remesas.

Los receptores de remesas en el país tienen una naturaleza diversa, están desde Mipymes que necesitan divisas para importar productos, sean estos terminados o intermedios (mismas que deben obtener en el mercado paralelo a las tasas allí establecidas) y están también parte del ciudadano común que recibe por lo general cantidades individuales para su consumo cotidiano, que, aunque menores, sumadas constituyen también una cifra considerable.

Se supone, que a través de diferentes mecanismo, servicios bancarios, comercialización de productos en tiendas en MLC, etc, el estado puede retener parte de estos ingresos para financiar sus políticas e inversiones, lo cual es un mecanismo normal y legítimo en cualquier lugar del mundo. Sin embargo la manera en que eso opera en Cuba impide en medida importante este mecanismo, afectando directa e indirectamente la economía nacional.

Debido, por una parte, a las restricciones que pone la política norteamericana a la cantidad de dinero que se puede remesar desde EEUU a través de empresas como Western Union y la imposibilidad de hacerlo desde otro país y por otra parte, la negación (en la práctica) por parte del gobierno cubano de entregar los dólares recibido de manera inmediata y en esa moneda a los destinatarios, sino en cuentas en MLC, solo realizables en establecimientos específicos creados por el estado con ese propósito, sumando a que la oferta en estos es cada vez más escasa, incierta, de baja calidad, a muy altos precios y sin capacidad de competencia con la oferta del actual sector privado, también cara, pero de mayor diversidad, calidad y en moneda nacional. Ante estas condiciones, la mayoría de las personas optan por otras vías paralelas para recibir sus remesas, les es mucho más conveniente y práctico.

Como en el mercado siempre hay algún actor que cubre los espacios vacíos, aparecen compañías radicadas en el exterior (por lo general de cubanos americanos) que ofrecen este servicio con claras ventajas para los receptores e importantes ganancias para ellos mismos. 

Los que envían el dinero a sus familiares o amistades recurren a estas compañías establecidas en el extranjero, que una vez reciben la divisa y de manera expedita, por mecanismos electrónicos ordenan, a través de sus representantes o socios en Cuba, hacer la entrega al destinatario pero en Moneda Nacional, según la tasa existente en el mercado paralelo. Quien recibe no se afecta directamente puesto que obtiene el equivalente del día, sobre todo si el propósito del dinero, como ocurre en la inmensa mayoría de los casos, es para el consumo diario y no la importación o el atesoramiento.

La consecuencia de esto es que millones y  millones de dólares dejan de entrar a la economía nacional, no solo al estado, al país, a la economía en general, con el correspondiente impacto en la balanza de pagos y como una presión adicional y fuerte sobre el precio de la divisa en el mercado paralelo y sobre la inflación. Para los que operan como intermediarios en ese proceso es un negocio redondo.

A esto abría que añadir la extendida práctica de comprar mercancías que se pagan en el exterior y se envían rápida y eficientemente a Cuba, o sea aunque el producto llega y eso es muy positivo, el dinero no circula en la economía nacional, sino que sale de la economía nacional y eso es muy negativo en términos macroeconómicos.

Las remesas que hace años rozaron los 4000 millones al año, hoy apenas sobrepasan los 1 500 millones, son muchos y diversos los factores que explican este hecho, han sido estudiados y explicados por varios expertos, pero sin dudas los aquí expuestos están entre ellos.

Solo una transformación económica realmente integral que tome en cuenta todos estos procesos y los aborde como sistema, puede confrontar con fenómenos como este. Si tuviéramos un mercado cambiario que operara fundamentadamente regulado y bajo control del estado, con la capacidad de comprar y vender divisas (asumiendo esto como una prioridad frente a otras inversiones) a una tasa de cambio que se actualizara sistemáticamente, acompañado además de una oferta sostenida y de calidad de bienes y servicios con precios competitivos en MLC, una bancarización que realmente funcionara sin el estado lamentable en que están hoy los servicios bancarios (colas y más colas), los cajeros que no funcionan, los post que no se conentan, etc, etc, empresas estatales descentralizadas y eficientes accediendo a los mercados, sin la actual planificación burocrática y administrativa, un sector privado regulado y con acceso a la compra y venta de divisas, una política fiscal rigurosa y efectivamente progresiva, entonces se le estaría cerrando el paso a esta sangría de divisas que corroe al país y se podría recuperar el dinamismo y la eficiencia cada vez más imprescindibles, además de que permitiría un financiamiento más efectivo a los políticas sociales, en medio de una situación general de franco deterioro. 

Esto a pesar del bloqueo al que está sometido el país, que por razones absolutamente objetivas no puede ser excluido de ningún análisis serio sobre Cuba, pero colocado en su dimensión adecuada y sin utilizarlo como un argumento para paralizar todo lo que se puede y se debe hacer.

Es de reconocer el esfuerzo que hacen las estructuras de gobierno en sus recorridos y discusiones en los diferentes órganos, pero no se aprecia que este toro se tome por lo cuernos, más bien se reitera más de lo mismo y el abordaje integral no pasa de la retórica.

Pensar dialécticamente es pensar sistemicamente. Cualquier discusión o medidas que no tengan esa perspectiva, cada vez más imprescindible, es acumular problemas y patinar en el lugar, el tiempo no es una variable neutral, es una variable crítica.

6 de julio 2024