domingo, 21 de julio de 2019

Roberto Fernández Retamar: poesía como un himno

Por Luis Rogelio Nogueras 

Cuentan que, en su lecho de muerte, cierto escritor español le hizo señas de que se acercara a uno de los amigos literatos que lo rodeaban. «Voy a hacerte una confesión» —le susurró con voz apagada; emocionado, el amigo contuvo la respiración y aproximó una oreja a los pálidos labios del moribundo: «Me aburre el Dante.»

No voy a esperar a mi (ojalá lejana) hora postrera para decir cuánto me ha gustado siempre la poesía de Fernández Retamar, esa poesía que desde los gallardos y juveniles endecasílabos de Elegía como un himno (1950) a los maduros versos de Juana y otros poemas… (1980) ha recorrido ya treinta intensos años. Una de las principales virtudes que tiene cualquier antología literaria personal es la de ofrecer —desplegados, por decirlo así, en abanico sincrónico— los avances, estremecimientos y transformaciones de un modo de escribir — en este caso concreto, de un modo de escribir poesía—; pero también —lo cual es, al fin y al cabo, lo más importante— los avances, estremecimientos y transformaciones de un hombre. Es por eso que en Palabras de mi pueblo (selección de poemas de Fernández Retamar publicada recientemente por la editorial Letras Cubanas en su colección Giraldilla) hay algo más que versos: hay tres décadas de una vida, miles de nocturnas y diurnas horas de apasionada fidelidad a la poesía.

Palabras de mi pueblo reúne fragmentos de Elegía como un himno y 131 poemas de otros nueve libros: Patria (1949-1951), Alabanzas, conversaciones (1951-1955), Aquellas poesías (1955-1958), Sí a la Revolución (1958-1952), Buena suerte viviendo (1962-1965), Que veremos arder (1966-1969), Cuaderno paralelo(1970), Circunstancia de poesía (1971-1974) y Juana y otros poemas personales(1980). La selección ilustra magníficamente el porqué del reconocido prestigio de que goza la poesía de Roberto hoy en el mundo de habla hispana.

Íntima y cotidiana. ¿Podrían acomodársele estos adjetivos a la obra poética de Retamar? ¡Y por qué no! Creo —estoy seguro él mismo lo reconocería— es en esos versos suyos, nacidos de experiencias acaso o casi siempre comunes (la Revolución, el amor, la amistad, la muerte), pero que han sido vividas en el papel de una manera íntima e intransferible, donde está lo mejor de su poesía. Los momentos más felices de Alabanzas, conversaciones, de la memorable compilación Con las mismas manos, del intenso cuadernillo Historia antigua, o de Buena suerte viviendo; los grandes poemas de Circunstancia de poesía («Para una torcaza», por ejemplo, o «Aniversario») son aquellos que reconocemos como muy próximos a nuestras más caras y cotidianas experiencias —esos «latidos humanos» del día a día, que van desde la política hasta el amor. No importa si el acercamiento formal a un tema se produce a través de la gravedad o del suave humor (Roberto Fernández Retamar es un maestro del tono, el detalle, la palabra justa). Lo que importa, en este caso, es la convincente, conversadora intimidad que en sus mejores poemas logra trasmitir. Cuando sentimos que un poeta habla por nosotros (el poeta habla por todos, decía Lope); cuando nos reconocemos en sus versos; cuando decimos, después de leerlo, «en efecto: así me fue a mí en este o aquel minuto de mi vida», entonces, se ha producido ese mágico contacto entre el que escribe y el que lee, esa fraternal e invencible relación entre el que habla y el que escucha sin los cuales no vale la pena siquiera hablar de poesía.

Algunos poetas tienen el don tronante de la épica pero no saben susurrar. Poquísimos —como Neruda— truenan y susurran, y en ambos casos el idioma sale enriquecido y ganando el lector.

Roberto Fernández Retamar —el mejor Roberto Fernández Retamar— canta en voz baja. No estoy hablando de esa estúpida y falsa diferenciación entre poetas mayores y menores (¿Garcilaso un poeta menor? ¿Quintana un poeta mayor?) que algunos críticos miopes asocian con el coro y el aria. En voz baja también dijeron lo suyo en su hora Boscán y Machado. ¿Y quién niega que en voz baja no puedan cantarse también himnos?

De esos treinta años de poesía, mi generación ha aprendido mucho. A veces pienso que debe ser una inmensa alegría descubrir (como habrá hecho, en complacido silencio, Retamar) algunas de sus huellas en los poetas que vinieron después. Debe de ser una experiencia estremecedora sobrevivir en la obra de otros, saber que nuestras palabras no cayeron en el vacío, que no escribimos en vano.

———————————-
*Artículo de Luis Rogelio Nogueras publicado en Granma [La Habana], 4 de noviembre de 1980, p. 6. (Enviado a Segunda Cita por nuestra querida Kitty)

66 comentarios:

Luis dijo...

LA PRIMERA VEZ

En países y más países,
Casas, hoteles, embajadas,
Suelos, hamacas, autos, tierra,
Rodeados de agua o sobre el lino.

Olor de desnudez primera.
Vasija de arcilla sonora.
Sorprendente, augusta, profunda.
Camanances, colinas, bosques.

Como leones, como santos.
Lo antiguo, lo simple, l0 súbito.
La plegaria, el descubrimiento.
La conquista, la reconquista.
El relámpago de ojos de humo.

Cada desgarradura sólo
Para encenderse con más fuego,
Con más seguridad de aurora.
Ya él no puede perderla más.
Ya la perdió toda una vida.
Ahora de nuevo y para siempre
Va a amarla por primera vez.


Poema de Roberto Fernández Retamar

RosaNazar dijo...

Cuánto dolor...fue un golpe en el pecho cuando leí la noticia...se va un trozo de la Revolución ...ungirón de Cuba...abrazo a toda su familia y a ti trovador y a los segundaciteros que lo amamos tanto...

Laidi fernández de Juan dijo...

Silvio, Hermano. Aunque sabemos que vendrán fechas y nombres "que veremos arder", la entrada de tu blog, con ese chispeante Wichy, reconforta y mitiga un poco la honda pena. Muchas GRacias, sé cuánto amaste a mi padre, y que ese amor fue, es correspondido. Muchas alegrías le regalaste en vida, y asi se fue, trabajando hasta el instante final, con esa confianza tan suya, y su "más esperanza que Fé". te abrazo agradecida.

Alex R. T'ang dijo...


Felices los normales, esos seres extraños.
Los que no tuvieron una madre loca, un padre borracho, un hijo delincuente,
Una casa en ninguna parte, una enfermedad desconocida,
Los que no han sido calcinados por un amor devorante,
Los que vivieron los diecisiete rostros de la sonrisa y un poco más,
Los llenos de zapatos, los arcángeles con sombreros,
Los satisfechos, los gordos, los lindos,
Los rintintín y sus secuaces, los que cómo no, por aquí,
Los que ganan, los que son queridos hasta la empuñadura,
Los flautistas acompañados por ratones,
Los vendedores y sus compradores,
Los caballeros ligeramente sobrehumanos,
Los hombres vestidos de truenos y las mujeres de relámpagos,
Los delicados, los sensatos, los finos,
Los amables, los dulces, los comestibles y los bebestibles.
Felices las aves, el estiércol, las piedras.
Pero que den paso a los que hacen los mundos y los sueños,
Las ilusiones, las sinfonías, las palabras que nos desbaratan
Y nos construyen, los más locos que sus madres, los más borrachos
Que sus padres y más delincuentes que sus hijos
Y más devorados por amores calcinantes.
Que les dejen su sitio en el infierno, y basta.

Alex R. T'ang dijo...

Siempre admiré la palabrabde Roberto Fernández Retamar, su conexión con los elementos más elementales del pueblo, de los que aran la tierra, lo directo de sus palabras al corazón del humano silvestre, citadino y rural. Hasta siempre, poeta, el verso viaja con el hálito de tu lucha....

Desde Lima Perú

yamirys valle glez dijo...

a mis hijas

Hijas: muy poco les he escrito,
y hoy lo hago de prisa.
Quiero decirles
que si también este momento pasa
y puedo estar de nuevo con ustedes,
en el sillón, oyendo el radio,
cómo vamos a reírnos de estas cosas,
de estos versos y de estas botas,
y de la cara que ponían algunos,
y hasta del traje que ahora llevo.

Pero si esto no pasa,
y no hay sillón para estar juntos,
y no vuelven las botas,
sepan que no podía
actuar de otra manera.
Estén contentas de ese nombre
que arrastran como un hilo
por papeles.
Disfruten de estar vivas,
que es cosa linda,
como nosotros lo hemos disfrutado.
Quieran mucho las cosas.
Y recuérdenme alguna vez,
con alegría.

.....justo después leo a Laidi...

Luis Ramón dijo...

Feliz viaje Poeta, te vas pero queda la mágica cotidianidad de tu poesía,ya estás con wichy, Roque y los demás...

Alzugaray Temas dijo...

Sin duda, Roberto fue uno de los grandes de nuestra cultura. No se podrá jamás hablar de la cultura cubana sin referirse a su poesía, a sus ensayos (particularmente Caliban) y a sus varias décadas al frente de Casa de las Américas, animando su revista y sus múltiples actividades. En el día a día, acercarse a Roberto siempre fue un estímulo para seguir bregando a pesar de las incomprensiones y retos. Su hablar pausado que traslucía sencillez y rigor, siempre me dio tranquilidad. Honor a quien tanto le debemos. Gracias a Silvio por reproducir el texto de Nogueras, a Laidi por su entereza y a todos por recordarlo con orgullo de que Roberto Fernández Retamar fue un gran cubano.

esperanza dijo...

OBITUARIOS

Muere el poeta Roberto Fernández Retamar a los 89 años

El cubano, presidente de la Casa de las Américas, defendió la inmortalidad de la poesía en todos los frentes

La Habana 21 JUL 2019 - 14:20 CEST

El reconocido poeta y ensayista cubano Roberto Fernández Retamar, Premio Nacional de Literatura y presidente de la prestigiosa Casa de las Américas, falleció este sábado en La Habana a los 89 años.
"Perdimos a uno de los mayores poetas y pensadores de nuestra América y del mundo: Roberto Fernández Retamar. Nos deja una obra excepcional, centrada en la descolonización y el antimperialismo", escribió en Twitter el exministro de Cultura de la isla, Abel Prieto.
Periodista, poeta, ensayista, profesor universitario y diplomático, Fernández Retamar, nacido en 1930, comenzó a trabajar como reportero desde muy joven en la revista Alba, para la que entrevistó al premio nobel estadounidense Ernest Hemingway. En la década de los cincuenta colaboró con la revista Orígenes y se involucró en la lucha clandestina contra el régimen de Fulgencio Batista.
Tras el triunfo de la Revolución en 1959, ocupó varios cargos en instituciones culturales, entre ellas la Casa de las Américas, donde primero dirigió la revista de la institución desde 1965 y luego asumió la presidencia desde 1986 hasta hoy. Fernández Retamar también fundó y editó hasta 1964 la revista Unión junto a los reconocidos intelectuales Nicolás Guillén, Alejo Carpentier y José Rodríguez Feo

(más)

https://elpais.com/cultura/2019/07/21/actualidad/1563706259_441242.html

besos

Julio V Ruiz MD dijo...


Me gusta porque enaltece el amor en tiempos difíciles y duros. Era un maestro.

ANIVERSARIO

Me levanto, aún a oscuras, para llevar a arreglar unas ruedas del auto, que sigue roto,

Y al regreso, cuando ya ha brotado el hermoso y cálido día,

Te asomas a la ventana que da al pasillo de afuera, y me sonríes con tus ojos achinados del amanecer.

Poco después, a punto de marcharme para ir a revisar unos papeles,

Te veo cargando cubos con nuestras hijas,

Porque hace varios días que no entra agua, y estamos sacando en cubos la poca que haya en la cisterna del edificio.

Y aunque tengo ya puesta la guayabera de las reuniones, y en una mano la maleta negra que no debo soltar,

Ayudo algo, con la otra mano, mientras llega el jeep colorado.

Que demora poco, y al cabo me arrastra de allí: tú me dices adiós con la mano.

Tú me decías adiós con la mano desde este mismo edificio,

Pero no desde este mismo apartamento;

Entonces, hace más de veinte años, no podíamos tener uno tan grande como éste de los bajos.

El nuestro era pequeño, y desde aquel balcón que no daba a la calle,

Pero que yo vislumbraba allá al fondo, cuando cruzaba rápido, en las mañanitas frías, hacia las clases innumerables de introducción al universo,

Desde aquel balcón, allá al fondo, día tras día me decías adiós, metida en tu única bata de casa azul, que iba perdiendo su color como una melodía.

Pienso estas cosas, parloteando de otras en el jeep rojo que parece de juguete,

Porque hoy hace veintidós años que nos casamos,

Y quizá hasta lo hubiéramos olvidado de no haber llegado las niñas (digo, las muchachas) a la hora del desayuno,

Con sus lindos papeles pintados, uno con un 22 enorme y (no sé por qué) dos plumas despeluzadas de pavorreal,

Y sobre todo con la luz de sus sonrisas.

¿Y es ésta la mejor manera de celebrar nuestros primeros veintidós años juntos?

Seguramente sí; y no sólo porque quizá esta noche iremos al restorán Moscú,

Donde pediremos caviar negro y vodka, y recordaremos a Moscú y sus amigos, y también a Leningrado, a Bakú, a Ereván;

Sino sobre todo porque los celebraremos con un día como todos los días de esta vida,

De esta vida ya más bien larga, en la que tantas cosas nos han pasado en común:

El esplendor de la historia y la muerte de nuestras madres,

Dos hijas y trabajos y libros y países,

El dolor de la separación y la ráfaga de la confianza, del regreso.

Uno está en el otro como el calor en la llama,

Y si no hemos podido hacernos mejores,

Si no he podido suavizarte no sé qué pena del alma,

Si no has podido arrancarme el temblor,

Es de veras porque no hemos podido.

Tú no eres la mujer más hermosa del planeta,

Esa cuyo rostro dura una o dos semanas en una revista de modas

Y luego se usa para envolver un aguacate o un par de zapatos que llevamos al consolidado;

Sino que eres como la Danae de Rembrandt que nos deslumbró una tarde inacabable en L`Ermitage, y sigue deslumbrándonos;

Una mujer ni bella ni fea, ni joven ni vieja, ni gorda ni flaca,

Una mujer como todas las mujeres y como ella sola,

A quien la certidumbre del amor da un dorado inextinguible,

Y hace que esa mano que se adelanta parecida a un ave

Esté volando todavía, y vuele siempre, en un aire que ahora respiras tú.

Eres eficaz y lúcida como el agua.

Aunque sabes muchas cosas de otros países, de otras lenguas, de otros enigmas,

Perteneces a nuestra tierra tan naturalmente como los arrecifes y las nubes.

Y siendo altiva como una princesa de verdad (es decir, de los cuentos),

Nunca lo parecías más que cuando, en los años de las grandes escaseces,

Hacías cola ante el restorán, de madrugada, para que las muchachas (entonces, las niñas) comieran mejor,

Y, serenamente, le disputabas el lugar al hampón y a la deslenguada.

Un día como todos los días de esta vida.

No pido nada mejor. No quiero nada mejor.

Hasta que llegue el día de la muerte.

Victoria dijo...

EL PRIMER OTOÑO DE SUS OJOS

Hojas color de hierro, color de sangre, color de oro,
Pedazos del castillo del día
Sobre los muertos pensativos.
Mientras la luz se filtra entre las ramas,
El aire frío esparce las memorias.
Es el primer otoño de sus ojos.
Cuánto camino andado hasta la huesa
Donde se han ido ahilando
Los amigos nocturnos del vino
Y los lejanos maestros.
Quedar como ellos profiriendo flores,
Quedar como ellos perfumando umbrosos,
Quedar juntos y dialogar
En plantas renacientes,
Para que nuevos ojos escuchen mañana
En el cristal de otoño
Los murmullos de corazones desvanecidos.

Luis dijo...

Amigos segundaciteros, les cuento que ayer Colombia celebró el aniversario número 209 de su independencia. Lo hizo en medio de un exterminio social sin precedentes. Dos desconocidos asesinaron a tiros al excombatiente del grupo insurgente Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (Farc-Ep). Se llamaba José Leandro Chavarría Castrillón y tenía 23 años. El ex guerrillero era también un líder social a cargo del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación de Santa Lucía, al norte de país. La muerte de Chavarría se suma a los 144 excombatientes asesinados en Colombia desde la firma del Acuerdo de Paz en 2016 entre las Farc y el gobierno de Colombia. Esto de acuerdo a los datos consignados por los organismos que siguen de cerca estos casos. Desde 2016 hasta hoy los grupos paramilitares asesinaron a 744 líderes sociales. Sería bueno que el mundo supiera que a estas horas en la hermana república de Colombia se está produciendo un nuevo holocausto. La masacre tiene mucho que ver con la presidencia del uribista Iván Duque al frente de un poder criminal y descompuesto apoyado fuertemente por el gobierno de Estados Unidos.
L.

Juglar Rojo dijo...

Tristeza por la ida física del buen Retamar.
Volando desde ya en el éter de la poesía
Con su legado que nos dejó.

Qué duro puede ser para el poeta
Qué duro ha de ser para el poeta
llegar al paraíso,
mirar para abajo o para arriba
y ver que nada pasa,
sólo que sus libros en pieles están
encuadernados en la biblioteca,
fichados de blanco.

Qué duro ha de ser para el poeta
llegar a los infiernos,
mirar para arriba o para abajo
y ver pasar la gente
buscándole prejuicios y chismes
entre líneas,
y anécdotas y viajes y tristezas
del mismo color.

Qué duro ha de ser para el poeta
haber hablado de los ríos
cuando llegue el tiempo en que
los ríos no sirvan para nada,
y cuando los caminos
se llenen de andadores
y ya las cosas del poeta
no sean jamás poesía.
SRD

Wilmer Ortuño dijo...

Que la tierra te sea leve
Quien ha vivido como Roberto Fernández Retamar, la partida física es solo otro compromiso que asumir.
Salud!
Vuela alto

Julio Mittelman dijo...

Mis condolencias, abrazos y admiración a Laidi y los familiares del Poeta.
Con cariño,

Víctor Casaus dijo...

querida gente /

hoy domingo entré a SC y vi la entrada de wichy sobre roberto. no tenía comentarios. envié uno desde el móvil, pero he tenido líos con esa vía. veo que no llegó --como pasó con varios hace dos semanas.

reproduzco mensajito originario, que no salvé entonces:

roberto y wichy
wichy y roberto

viva la poesía, carajo!

victoriano

Luis dijo...

HACIA EL ANOCHECER

Hacia el anochecer, bajábamos
Por las humildes calles, piedras
Casi en amarga piel, que recorríamos
Dejando caer nuestras risas
Hasta el fondo de su pobreza.
Y el brillo inusitado del amigo
Iluminaba las palabras todas,
Y divisábamos un poco más,
Y el aire se hacía más hondo.
La noche, opulenta de astros,
Cómo estaba clara y serena,
Abierta para nuestras preguntas,
Recorrida, maternal, pura.
Entrábamos a la vida
En alegre y honda comunión
Y la muerte tenía su sitio
Como el gran lienzo en que trazábamos
Signos y severas líneas.


Poema de Roberto Fernández Retamar

Víctor Casaus dijo...

querida gente /

hace unas semanas recordábamos en el boletín MEMORIA del centro pablo este intercambio poético entre roberto y tony guerrero cuando este se encontraba aún en prisión norteamericana.

Querida compañera Maruchi:

Perdone que no le haya escrito antes. Ahora lo hago acompañándole un soneto que escribí para Tony, y que le ruego que se lo haya llegar. Correspondo así a sus generosos versos.

Saludos muy cordiales,

Roberto


PARA ANTONIO GUERRERO

Querido Tony: desde tu prisión
Tan injusta, que vives con decoro
Y valor, me mandaste el tierno oro
Fraterno de tu felicitación.

Con ella, me llenaste el corazón
De una voz que es la tuya y es del coro
De los cinco héroes cuyo ejemplo adoro,
Pues son orgullo y son inspiración.

Otro Antonio, Machado, dijo a un bravo:
«Si mi pluma valiera tu pistola
De capitán, contento moriría».

Y yo, que del deber me siento esclavo,
Afirmo que tu noble vida sola
Da sentido a mi noche y a mi día.

Roberto Fernández Retamar



Querido Roberto Fernández Retamar:

Llegue a Usted, con estos versos, la felicitación y el abrazo de sus cinco hermanos de lucha, presos en cárceles estadounidenses, y de nuestros familiares, en su 80 aniversario.

A ROBERTO FERNADEZ RETAMAR EN SUS OCHENTAS

Con Cintio en la memoria.

Arribar, Retamar, a los ochenta
es cruzar un jardín hasta muy lejos,
donde luces, como un solar de espejos,
hacen que juvenil uno se sienta.

Claro que uno recuerda los cuarenta
cuando gozaba de agiles reflejos
y de amores, que nunca han sido viejos
a pesar de la lluvia larga y lenta.

Cintio decía bien que los novatos
podemos, aunque cariñosamente,
errar con nuestra honda admiración.

Pero yo, que le he leído a ratos,
hoy reafirmo convincentemente
que eterno joven es su corazón.


5 de junio de 2010

FCI Florence.

Víctor Casaus dijo...

querida gente /

retamar consecuente, siempre. Siempre.



UNAS PALABRAS PARA TONY GUERRERO

Cuando hace once años se me pidió que escribiera unas palabras sobre el primer libro de Tony Guerrero, me sentí feliz ante el hecho de poder comentar la obra de uno de los cinco héroes antiterroristas de mi país encarcelados en prisiones de los Estados Unidos, con cruel ironía, por haber luchado contra el terrorismo. Después, en dos ocasiones, he prologado sendos libros contra las arbitrarias penas a las que se les condenó y contra el terrorismo, venga de quien venga. Creo que tenemos el deber de hacer algo, por humilde que sea, en favor de esos muchachos (podrían ser mis hijos), presos políticos en el seno del Imperio, que son “los últimos soldados de la Guerra Fría”, como los ha llamado el escritor brasileño Fernando Morais en un admirable testimonio novelado.

Tony ha hecho de su celda un verdadero taller de donde salen nuevos poemas, cartas, comentarios, crónicas, un diario, obras plásticas. Se mantiene activo, vivaz. Como no han podido sofocarle el valor, tampoco han podido sofocarle el ansia de vida que traslucen sus constantes creaciones.

Un magnífico ejemplo de lo anterior es esta obra miscelánea suya, que verá la luz, me comentó el propio Tony en una carta cálida, gracias al “empeño de Víctor [Casaus] y su maravilloso colectivo”. A este último lo llama también “los centropablianos”.

Aquí hay, junto a textos y fotos de Tony, materiales de muchos amigos (como, en primer lugar, el grande y entrañable Silvio Rodriguez) que colaboraron respondiendo a los “Enigmas”, parientes de los “cadáveres exquisitos” surrealistas, propuestos por Tony, poemas ajenos evocados por él, un cúmulo de vivencias en las que reluce el alma pura de un hombre, como hubiera dicho Antonio Machado, “en el buen sentido de la palabra, bueno”. Es un honor escribirle estas líneas en la entrada de un libro nacido también del talento y el compañerismo de muchos y muchas.

Hasta la victoria siempre, querido y admirado compañero Tony.

Roberto Fernández Retamar
La Habana, 2 de octubre de 2012.

Víctor Casaus dijo...

querida gente /

en el año 2004 retamar recibió --y, no casualmente, junto a alfredo guevara-- el PREMIO PABLO que otorga la institución desde 1998.

alfredo recibió el premio de manos de teresita fernández, trovera eterna.

ruth de la torriente brau entregó a roberto el premio que lleva el nombre de su hermano pablo.

estas palabritas trataron de sintetizar entonces muchas de las cosas que ahora recordamos, este domingo de julio

El Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau
otorga el

PREMIO PABLO

a Roberto Fernández Retamar

por su poesía y su pensamiento,
por su presencia diversa y creadora en la cultura cubana
y su labor fundadora en la Casa de todos
que ayudó a nacer,
de la mano de Haydée Santamaría,
a la nueva trova cubana


Este Premio es una obra inédita, donada por el
maestro Alfredo Sosabravo,
Premio Nacional de Artes Plásticas 1997

Víctor Casaus dijo...


querida gente /

recuerdo y comparto este poema de roberto que tanto nos tocó a los poetas del CAIMAN, por su desenfado coloquial, el mismo que estábamos incorporando a la poesía que hacíamos y proponíamos.

en particular, recuerdo ahora, cómo wichy, grr, raúl rivero, conte, festejábamos este asalto a la palabra hablada, triunfal y conversacional, en este poema de roberto. estas líneas nos estremecieron entonces. y ahora.

"Y la carcajada que termina en punta, que termina en aullido, que termina
En qué cosa más grande, caballeros"


OYENDO UN DISCO DE BENNY MORÉ

(Re-dedicado ahora a los 100 años del sonero mayor)

Es lo mismo de siempre:
¡Así que este hombre está muerto!
¡Así que esta voz
Delgada como el viento, hambrienta y huracanada
Como el viento,
es la voz de nadie!

¡Así que esta voz vive más que su hombre,
Y que ese hombre es ahora discos, retratos, lágrimas, un sombrero
Con alas voladoras enormes
¡y un bastón!

¡Así que esas palabras echadas sobre la costa plateada de Varadero,
Hablando del amor largo, de la felicidad, del amor,
Y aquellas, únicas, para Santa Isabel de las Lajas,
De tremendo pueblerino en celo,
Y las de la vida, con el ojo fosforescente de la fiera ardiendo en la sombra,
Y las lágrimas mezcladas con cerveza junto al mar,
Y la carcajada que termina en punta, que termina en aullido, que termina
En qué cosa más grande, caballeros;
Así que estas palabras no volverán luego a la boca
Que hoy pertenece a un montón de animales innombrables
Y a la tenacidad de la basura!

A la verdad, ¿quién va a creerlo?
Yo mismo, con no ser más que yo mismo,
¿No estoy hablando ahora?

Roberto Fernández Retamar

silvio dijo...

Boaventura de Sousa Santos

En la Muerte de Roberto Fernández Retamar

Acabo de saber que Roberto Fernández Retamar murió en la tarde ayer, 20 de Julio. Es una pierda irreparable para la cultura cubana, latinoamericana y mundial. Lo admiré durante toda mi vida profesional y fuimos amigos desde que hace quince años me invitó como jurado del Premio Casa de Las América. Hace poco más de dos meses, durante la reciente XIII Bienal de Arte de La Habana tuve el privilegio inmenso de compartir con mi querido compañero Jorge Fornet, de la Casa de Las Américas, más de dos horas de charla maravillosa con Roberto. Hablamos de todo, de su gran pasión, José Marti, del imperialismo, de sus tiempos en Europa y en los EUA, de la revolución cubana, del rol del intelectual en nuestros días, de poesía, de la cultura latinoamericana.
Roberto fue uno de los más brillantes intelectuales del mundo de los últimos cien años. Lo digo sin ninguna hesitación porque reconocí en el una rarísima calidad en los intelectuales del último siglo: la capacidad de conocer profundamente la cultura europea sin ser euro céntrico, y de conocer profundamente la cultura del "Caliban" latinoamericano sin ser trivialmente decolonial. Si los siglos que los separan no nos criaran tanta confusión, yo diría que Roberto es un ensayista tan notable cuanto Montaigne y solo comparable a el. Y además de ensayista era un gran poeta.
Coimbra, 21 de Julio de 2019

Patricia Moda dijo...

Iba leyendo este encuentro de Fernández Retamar con su admirado Jorge Luis Borges, y me lo imaginaba con su antología en la mano yendo a su encuentro, para al fin poder dárselo personalmente...

Encuentro con Jorge Luis Borges, por Roberto Fernández Retamar

silvio dijo...

De Aurelio Alonso.

Hace una media hora me llamó Silvia Gil para darme la triste noticia de que Roberto Fernandez Retamar falleció. Su cabeza nunca perdió las luces, pero el deterioro del organismo se resistió a dejarlo pasar de los 89.

Aunque cuando abran este correo muchos de ustedes lo sabrán ya, no quiero dejar pasar el sentimiento de compartir con ustedes mi pesar por su partida. Por haber madurado juntos en K 507, en sintonía desde allí, con el espíritu y la realidad de la Casa de las Américas, donde el perfil de Roberto como intelectual revolucionario ya se imponía. Por haber podido vivir estos últimos quince años colaborando a su lado, con la oportunidad de intimar con él y confirmar la medida de nuestra cercanía de pensamientos. Hoy repasé las fotos del encuentro informal con el cual la Casa homenajeó en 2013 el cincuentenario del nacimiento del Departamento de Filosofía, recuerdo que testimonia cuánto nos valoró siempre

Pero, otra vez la muerte, la partida inevitable, que no siempre llega sin avisar, aunque siempre sorprende. Y hoy siento que se lleva otro hermano. Les abrazo,

Aurelio

silvio dijo...

Del fb de Beatríz Gutierrez.

En La Habana, a los 89 años de edad murió el poeta, ensayista y promotor cultural Roberto Fernández Retamar. Es invaluable la aportación que dio a las letras hispanoamericanas a lo largo de décadas. Un saludo a su familia y seres queridos con el deseo de que descanse en paz. Su último premio fue el "José Martí" otorgado por la Unesco.

Luis dijo...

Intelectuales latinoamericanos y caribeños expresaron y expresan el profundo pesar por la muerte del poeta, ensayista, promotor cultural y presidente de la Casa de las Américas de Cuba, Roberto Fernández Retamar. El autor de "Felices los normales" murió en La Habana a los 89 años de edad. Son múltiples los reconocimientos recibidos por Retamar. A principios del presente año la directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Audrey Azoulay, le otorgó el premio internacional José Martí al ser considerado una de las voces más prestigiosas de las letras cubanas y con profunda convicción martiana. Retamar se distinguió asimismo por cumplir con excelencia sus responsabilidades. En 1960 fue designado como consejero cultural de Cuba en París, delegado en la XI Conferencia General de las Unesco en 1961, coordinador de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, diputado entre 1998-2013 de la Asamblea del Poder Popular y miembro del Consejo de Estado. Actualmente se desempeñaba como director de la Casa de las Américas. Sus poemas han sido traducidos y publicados en Alemania, Bulgaria, Brasil, Checoslovaquia, Corea, Cuba, Estados Unidos, Francia, Grecia, Italia, Jamaica, Polonia, Portugal y la antigua Unión Soviética. En Cuba se imprimió un disco compacto con sus poemas leídos por él mismo. Creo que en un concierto conjunto Retamar leyó algunos de sus poemas y Silvio cantó, entre otras, "Te doy una canción".
L.
suspendelviaje.blogspot.com

Julio V Ruiz MD dijo...


EN HOMENAJE PÓSTUMO

https://youtu.be/3q37uhN34hM

esperanza dijo...

Silvio y Roberto Fernández Retamar en la casa de las américas

(es de Facebook)

https://www.facebook.com/marcelo.matamalacasanueva/videos/10206019999296305/UzpfSTE3NTA3NzEyNjA6Vks6MjMyNzQ5NjU4MDY5ODIyOA/

Y Silvio también cantó : “te amaré”

https://www.facebook.com/margarita.escobar.7355/videos/10220132941976466/

besos

Viejo dijo...

Estando dentro de la lista enunciada entre los normales……
como no recordar “Con las Mismas Manos”…

Aqui nos quedamos -los que quedamos- Agradecidos con Roberto por esas lecturas grandes -y mejor magisterio- que nos dejo antes y despues de ese cita juntos.

Larga vida.....


Gracias Silvio….

Anónimo dijo...

Silvio desde el teléfono he tratado de publicar y creo que no salen los comentarios. Lo intento de nuevo.

Les comparto este poema que encontré en facebook:

Yoerky Sanchez


¿Y Fernández? ¿Será cierto
que el poeta no respira?
¿Dónde ha dejado la lira?
¿La muerte reta a Roberto
Retamar?¿Quién está muerto?
Siento su mano que abraza
y un espíritu que pasa
libre y puro entre los grandes.
Alguien pregunta: ¿Y Fernández?
Y él dice bajito: en Casa.

(Yoerky Sánchez)

Descanse en paz Maestro. Lleguen mis condolecias a Laidi, familiares y amigos.

Kitty

Víctor Casaus dijo...

querida gente /

CRONICAS DESDE EL SUR /
BRINDIS POR EL BOB

Para recordar a Roberto Fernández Retamar en este fin de semana (por casualidad, habanero y bonaerense al mismo tiempo) traemos esta crónica que narra el operativo cariñoso y cómplice que nos reunió alrededor de Laidi, hija del poeta y de Adelaida de Juan, para homenajear los 85 años de este autor riguroso y prolífico, tierno y cultísimo que tuvimos la alegría de tener como profesor, como colega de oficio o como amigo sincero –“que no es lo mismo, pero es igual”, como diría otro poeta de este tiempo.

Más que repetir los textos que generalmente se producen ante la partida de un escritor, artista o figura pública, preferimos compartir el texto siguiente, que viene acompañado de la inteligencia, el humor y la pasión fraterna que pusimos en esa relación que ahora continúa. De otra manera. Pero continúa.

El texto/carta/mensaje que sigue es parte de una conspiración amorosa. La organizó Laidi Fernández de Juan para reunir las felicitaciones de 85 amigos y amigas de su papá, Roberto Fernández Retamar. El cumple de Roberto fue hace dos días, el 9 de junio: como se ve, no clasifiqué a tiempo para esa entrega solicitada por Laidi. Supe por ella que sobrepasó su meta conspirativa y que tenía en sus manos (o en su computadora) 92 mensajes de felicitación para el poeta.

La idea de hacer una impresión urgente para entregar al cumpleañero se cumplió. Ahora ha surgido una propuesta editorial mayor, me dice Laidi: publicar esos mensajes y los que sigan llegando en un libro que testimonie más ampliamente el afecto, el cariño, la admiración que la obra y la vida de Roberto han despertado, a lo largo de estos años, en nosotros, sus lectores/ex-alumnos/amigos/colegas.

Por eso estoy escribiendo ahora, a destiempo, estas palabras impuntuales pero sinceras para felicitar a Roberto. Lleva el mismo título que pensé cuando Laidi me avisó de la conspiración hace varias semanas. Así quería recordar y compartir el nombre de guerra coloquial que Wichy Nogueras, Guillermo Rodríguez Rivera y otras gentes amigas de la década del 60 dábamos a Retamar en nuestras conversaciones. Aquel profesor de palabra fácil, simpatía abundante y sabiduría extensa e intensa era el Bob para nosotros.

Al desclasificar ese dato al calor de la conspiración urdida por Laidi, también quería recordar a los inventores o usuarios de ese apelativo bisílabo y amistoso: a Wichy, a GRR, a todos los caimaneros que utilizamos esa manera de llamar al poeta cumpleañero.

---continúa

Víctor Casaus dijo...

continuacion y final

BRINDIS POR EL BOB

Y como parte de esta felicitación que también es homenaje a la amistad, quiero contar rápidamente que hace algunas semanas Guillermo publicó en el blog Segunda Cita que anima apasionada y generosamente nuestro hermano Silvio Rodríguez, una entrada o comentario donde sugería/proponía el acto de justicia intelectual que supondría el otorgamiento a Roberto Fernández Retamar de uno de los premios literarios internacionales importantes –creo que mencionaba concretamente el Cervantes. Varios comentarios más tarde, apoyé allí –sin pie forzado ni pretexto de cumpleaños– lo que decía Guillermo y, como sucede en ese espacio libertario de debate que es Segunda Cita, vari@s segundaciter@s –de diversos países– enviaron sus comentarios sobre el tema.

Allí conversamos/debatimos sobre las razones que podrían existir para que Roberto no haya recibido ese u otro de los premios similares a pesar de la amplia e intensa obra literaria que ha creado a lo largo de su vida, en los territorios de la poesía y el ensayo fundamentalmente. Muchos de l@s segundaciter@s coincidíamos en esta posible explicación relámpago: la posición del autor en/junto a/dentro de la Revolución Cubana no ha sido considerada precisamente como un mérito por los mecanismos de decisión de esos eventos internacionales.

Seguramente existirán momentos, hechos, coyunturas dentro de ese territorio de lealtad sostenida de Roberto, en los que algunos habrían/habríamos actuado de manera matizadamente distinta. Pero igualmente no me caben dudas de que la magnitud de la obra literaria creada, el legado de su trabajo intelectual a la cultura de nuestro país y del continente nuestroamericano, debieron ser reconocidos con distinciones de la dimensión que mencionábamos.

Decidí incluir esta anécdota segundacitera desde que Laidi me convocó a la conspiración amorosa semanas atrás porque no es sólo una anécdota: es el modesto aporte caimanero y centropabliano que quiero hacer, en nombre seguramente de la gente amiga que coincide con estos criterios, a este homenaje cumpleañero a Roberto Fernández Retamar.

Es decir, al Bob. Brindis y abrazos.

Víctor Casaus

Arturo Menéndez dijo...

Noticias como esta siempre impactan. Nos dejó ese quijote cubanísimo, hombre de bien, de pensamiento y compromiso, que escribió mucho y tanto lo que nos hubiera gustado escribir o decir, e hizo...

Antílope dijo...

Luz y gloria para el poeta sembrador de poetas.

~

Por primera vez

En países y más países,
Casas, hoteles, embajadas,
Suelos, hamacas, autos, tierra,
Rodeados de agua o sobre el lino.

Olor de desnudez primera.
Vasija de arcilla sonora.
Sorprendente, augusta, profunda.
Camanances, colinas, bosques.

Como leones, como santos.
Lo antiguo, lo simple, l0 súbito.
La plegaria, el descubrimiento.
La conquista, la reconquista.
El relámpago de ojos de humo.

Cada desgarradura sólo
Para encenderse con más fuego,
Con más seguridad de aurora.
Ya él no puede perderla más.
Ya la perdió toda una vida.
Ahora de nuevo y para siempre
Va a amarla por primera vez.

R. Fernández Retamar

Danieladrian Ceballos dijo...

Roberto Fernandez Retamar

Al mar

Como polvo enamorado

Jorge Luis Martinez Alejandre dijo...

E.P.D Roberto Fermandez Retamar

Luis dijo...

Por lo mucho que conocía y sabía Roberto Fernández Retamar de la Argentina, de nuestra gente y de nuestra idiosincrasia, de nuestra manera de ser y de pensar, de nuestros estilos; no solo por los amigos que tuvo y que aquí tiene; no solo porque era uno de los latinoamericanos que más y mejor conocía nuestra literatura desde dentro, sino, esencialmente, por lo mucho que nos quería, dan testimonio numerosos textos dedicados a don Ezequiel Martínez Estrada, Julio Cortázar, Rodolfo Walsh, Haroldo Conti, Francisco (Paco) Urondo, Juan Gelman y tantos más, el libro Fervor de la Argentina (Antología personal, Buenos Aires, Ediciones del sol, 1993), con notas, cartas y poemas dedicados a los nombrados y también a Jorge Luis Borges, María Rosa Oliver, H. A Murena, César Fernández Moreno y otros. Por todo eso creo que el lector argentino no puede desconocer la obra de Roberto Fernández Retamar. No solo porque era auténticamente latinoamericano, primordial y enraizadamente cubano, y fraternal y afectuosamente argentino, sino también porque es un poeta mayor de nuestra América.
L.
suspendelviaje.blogspot.com

frank Dubrocq dijo...

No solo la poesia esta de luto. la decencia y la honradez tambien..se ha ido Nunca perdido..Un hombre bueno. Descanse en paz y mis condolencias para sus familiares.

Victoria dijo...

Querido Silvio, en el artículo de Marcos Roitman, en la entrada anterior, “General, no es personal, es política”, se puede interpretar la escena de Michael Corleone y su hermano Sonny, como Mathei frente a Bachelet insistiendo en que las torturas que permitió en la academia de guerra, a su amigo, y padre de Michelle, el general Alberto Bachelet, no fueron algo personal, sino producto de la situación política.
Resulta curioso que una persona pueda extraer de contexto una situación criminal como aquella, olvidándose de los valores y principios, para escudarse en las órdenes recibidas, las cuales le impidieron salvar la vida de un amigo, que era casi su hermano.
El artículo también puede platearse desde otro punto de vista, ya que Roitman asegura que Angela Jeria miente, al no mencionar a Mathei como responsable de la Academia de Guerra donde termina muerto su esposo, con lo cual, ella libera a Mathei de la culpa en este crimen. Si es así, una mentira u omisión, ¿será tan fácil ubicarse en un pedestal de la moral para condenar el error de una madre que fue brutalmente torturada junto a su hija? No me queda tan claro.
cariños y buenas noches.

Leandro Di Santi dijo...

Silvio querido, lamento la partida de tu amigo Roberto.
Supongo que vale también la reflexión de tu poesía La tonada inasible.
Abrazo lindo y grande
Leandro

Fidel Vascós González dijo...

Reitero mi pesar por el fallecimiento de Retamar, lúcido
intelectual revolucionario de nuestro tiempo. Su vida y obra merecen
estudiarse y divulgarse ampliamente. Ruego trasmitir mis condolencias
a sus familiares y demás amigos.
Fidel Vascós González

Lebis dijo...

Egunon.
No se si mi comentario se fue a Bolina....
Palabras de solidaridad y sentimiento por la partida física de Roberto Fernandez Retamar.
Mis condolencias a su entorno de amistades y familia.

En su reconocimiento y el de su compañero amigo con quien compartió cultura y revolución les dejo este detalle que seguro conocen, pero el momento lo merece...
Silvio Rodríguez y Roberto Fernández Retamar "Con las mismas manos" - 2009

Bidean gaude.

Ju (Julián) Li (Lichene) dijo...

Buen día Silvio y amigos.
Lamento la partida de Roberto.
https://www.pagina12.com.ar/207589-roberto-fernandez-retamar-poeta-y-pensador

Unknown dijo...

Los artistas no mueren porque siempre estarán presentes mientras se recuerde su obra. Roberto Rodríguez Retamar siempre estará presente y no sólo por su poesía clara sino también por su ejemplo como persona y trabalador.
Ahora le tica descansar y a nosotros comunicar su sueño a todos, al que quiera compartirlo como al que no.
El poema que más me hizo soñar fue el del aguacate porque me imagine aquel aguacate envuelto en periódico y como ese otros tantos sueños.
Descansa ahora Retamar que es lo que toca.

Lebis dijo...

Israel demuele decenas de viviendas palestinas en Jerusalén.
Las fuerzas de seguridad de Israel han iniciado hoy la demolición de decenas de viviendas palestinas en Wadi Humus, en Jerusalén Este, argumentando que están demasiado cerca de la barrera de seguridad.

Joder, pues que derriben su barrera de seguridad y dejen al pueblo palestino en paz y libertad en su tierra. Y las sionistas que no quieran convivir con el pueblo palestino que se vayan a Yankilandia que seguro el Trumposo les dará trabajo persiguiendo emigrantes.

Sionistas Pal carajo!
Netanyahu fascista y corrupto y tan nazi como el que llevó a su pueblo al genocidio en la 2.a guerra mundial.
Gora Palestina Askatua!(libre)
BOIKOT A ISRAEL!

Carloncho dijo...

Buenos dias querido Silvio, lamento profundamente la partida del poeta Roberto Fernandez Retamar, le extiendo a su familia, amigos y seres queridos un abrazo fraterno y la mejor energia tras su partida.

Me fue inevitable recordar esta canción que le dedicaste a Luis Rogelio Nogueras, a propósito de la entrada. Una cancion que hoy conjuga al Wichy y a Roberto.

La tonada inasible
(Silvio Rodríguez)

A Luis Rogelio Nogueras

Hace quince segundos
que se murió el poeta
y hace quince siglos
que notamos su ausencia.
Creíamos entonces
que estábamos de vuelta,
cuando faltaba tanto
de ausencia y de poeta.

Hace quince milenios
se nos fugó el poeta
dejándonos sus viudas
y su niñita eterna.
Brindemos por su verbo,
por su roja cabeza,
hermanos de la sangre
vertida del poeta.

Por él sus adversarios
no olvidan, mas celebran,
y por él, sus amigos,
comoquiera que hoy sean,
se juntan nuevamente
por sobre sus miserias
convocando a este muerto
de la salud perfecta.

Hace quince silencios
y otras muchas tristezas
quién sabe qué diría
su voz de inteligencia.
Por eso un cisne canta,
prófugo en la floresta,
la tonada inasible
que despertó el poeta.

1995

Un abrazo desde Bogotá

silvio dijo...

Félix Sautié Mederos: De nuevo la muerte me sorprende con Rita Buch. El tiempo es implacable con nuestra existencia terrenal

Carlos Ernesto dijo...

Respuesta en Quora: ¿Cómo es capaz China de alimentar su población de más de 1000 millones de personas? ¿Tiene que importar comida o es autosuficiente?

El servicio de Quora permite hacer preguntas y dar respuestas. Los usuarios pueden comentar las preguntas y valorarlas mediante votos positivos o negativos las respuestas.

Jorge Fernández Crespo dijo...

Sentidas condolencias a los familiares y amigos de Roberto Fernández Retamar. No existe consuelo ante la pérdida física de un ser querido, pero en el caso de este gran poeta, su recuerdo siempre quedará unido a la satisfacción de que continuará "haciendo mundos y sueños" cada vez que algún lector visite sus páginas.

Anónimo dijo...

Si Danieladrian,creo que lo mejor es ´´ir al mar como polvo enamorado´´ y continuar siendo naturaleza;de acuerdo contigo.Que pueda descansar Retamar.R3.

Pusieron en el noticiero de la mañana el desastre y la barbarie cometida en La Rampa.Pienso que mientras no se señalen con nombre y apellidos,Empresa y responsables no estamos haciendo nada con esas criticas.R3.

sergiojoel dijo...

Silvio:
"Honor a quien honor merece"
José Martí

En el libro próximo a publicarse "Legados del Che al socialismo cubano" recojo estos fragmentos del encuentro de Roberto Fernandez Retamar con el Che:

El más memorable encuentro con el Che
Roberto Fernández Retamar, poeta y ensayista, presidente de Casa de las Américas

Mi siguiente (y más memorable) encuentro con el Che se debió a un azar: un “seguro
azar”, en las palabras de Salinas. En los primeros días de marzo de 1965, al ir
a abordar ese avión Praga-Habana que todo cubano toma, o aspira a tomar, alguna
vez, y que se va haciendo familiar como un tranvía de barrio, tuve la alegría de saber que haría el vuelo no solo con muchos alumnos becados, sino también con el Che y otros compañeros del Gobierno (Osmany Cienfuegos, Arnold Rodríguez), además
del secretario del Che, Manresa. Cruzamos unas palabras, y todo no habría pasado
de allí. Pero, por desperfecto del aparato, el vuelo supuso una larga detención en
Shannon, Irlanda, y significó dos días con sus noches. En esas condiciones, sin
tabaco que fumar, prácticamente sin libros que leer (el Che acabó leyéndose la antología poética compilada por De Onís, que yo llevaba, así como mi ensayo Martí
en su (tercer) mundo, con el que fue generoso, y a pesar de ocasionales incursiones
en el ajedrez y el dominó, la conversación adquirió una importancia especial. Debo
a ese hecho fortuito el haber hablado algunas horas con el Che, lo que es una de las cosas gratas y aleccionadoras que en estos tiempos me han ocurrido.
El Che es persona difícil de elogiar. Con una mirada, una sonrisa, o llegado el
caso una frase mordaz, desarma al candoroso (o malicioso) alabador. Deplora a los
turiferarios y sus variantes. Por otra parte, es imposible no sentir en su compañía,
incluso en esa temporal y accidental intimidad, la impresión de rectitud y grandeza
que emana de él. Y desde luego de austeridad. A la pobre aeromoza del avión de
Cubana que en el aeropuerto de Shannon le llevó una caja de tabacos, le preguntó
si la acababa de comprar en dólares, y al responderle ella afirmativamente, le pidió
que la devolviera y reclamara el dinero. (Fragmentos de un artículo publicado en
Juventud Rebelde. Tomado de Cubadebate, 8 octubre de 2011)

Usted tenía razón, Comandante Guevara:
somos hombres de transición (fragmento)
Roberto Fernández Retamar, Cuba
Y porque también nosotros hemos sido la historia, y también hemos
construido alegría, hermosura y verdad, y hemos asistido a la luz,
como hoy formamos parte del presente.
Y porque después de todo, compañeros, quién sabe
Si solo los muertos no son hombres de transición.
(Tomado de https://www.poemas-del-alma.com/roberto-fernandez-retamar-usted-tenia-razon-
tallet-somos-hombres.htm)
Nota:
En su escrito “Para un diálogo inconcluso sobre El socialismo y el hombre en Cuba”, Fernández Retamar explica que este poema se lo envió al Che junto con una carta en la cual aborda aspectos de su intercambio con él, y aclara: En su momento se la mandé, con destino al Che, a su secretario, el compañero Manresa, junto con un poema mío donde, de alguna forma, proseguía mi diálogo con el Che, esta vez centrándome en la tesis de que en las épocas de transición como la que atravesábamos y atravesamos y que tanto preocupaba al Che, vivimos hombres de transición. En el título original, el poema mencionaba al “comandante Guevara”, pero al cabo, por razones que espero comprensibles, en vez del nombre del Che, puse el de un poeta cubano entonces todavía injustamente casi olvidado, José Zacarías Tallet, quien había escrito el notable poema “Proclama”, que justificaba involucrarlo en mis versos.
El envío resultó en vano. El Che, a quien ya me había dirigido también en vano solicitándole colaboración para la revista Casa de las Américas, se había marchado de Cuba, lo que yo ignoraba, a pelear en “otras tierras del mundo”. A su magnífica memoria dedico esta lectura de lo
que, desgraciadamente, resultó un diálogo inconcluso.

Saludos
Sergio

Patricia Moda dijo...

Hermosa foto!

Sergio dijo...

Mis condolencias al pueblo cubano por la pérdida de Roberto Fernández Retamar, aunque ha sido una pérdida universal. Un abrazo, Silvio.

Víctor Casaus dijo...

querida gente /

una joven amiga argentina, VIOLETA VIOLETA, nos envió este texto para retamar y la copia de una hermosa carta que roberto le envió.

abrazos compartibles,
victoriano

Querides Aurelio, Jorge, Víctor, María, Aleida y María del Carmen

Les debo un correo hace ya unas cuantas semanas... o más bien me lo debo a mí, que ando con ganas de escribirles desde hace tiempo y nunca encuentro el momento para sentarme frente a la computadora. Y eso no porque no me siente a diario frente a la computadora, sino tal vez por mi pretensión de escribirles algo bonito, pensado, corregido... Pero ese correo incluía a Retamar como destinatario y ahora me quedo con las ganas.

Me enteré de la muerte de Retamar de la mejor forma posible. Es decir, no me enteré por la prensa. Unos días antes invité a comer a María Santucho y ya me comentó que Retamar andaba malito. El día de su muerte, Pastora, una señora muy amorosa que yo nombré mi mamá cubana, me escribió un correo dándome la noticia y diciéndome que sabía que yo lo sentiría tanto como ella. No se equivocaba. Gracias a la tecnología ese correo ingresó en mi celular al instante y pude enterarme por su palabra, que lo dejó todo más entre afectos.

Quiero darles mi abrazo apretado en esta hora. Y también decirles que llevo dos días de una sensación de tristeza, pero no de desazón. Es que al fin y al cabo ya sabemos que no somos inmortales. Yo, atea y cientificista, sé que esta hora nos llega a todes y no sueño con mundos después de la vida (aunque qué lindos serían). Pero más que eso, sé que se nos fue uno que honró la vida, que vivió con intensidad y que nos legó tanto... Entre todo lo que nos legó, nos enseñó a sentir orgullo por ser calibanes y eso se lo agradezco por siempre.

Cuando hice las entrevistas en Cuba, que luego formaron parte del libro, me quedé con inmensas ganas de entrevistar a Martínez Heredia que por esos días estaba con mucho trabajo escribiendo el prólogo de una nueva publicación de un libro de pensamiento filosófico del Che. Al tiempo falleció y a mí me quedó un hueco. Con Roberto no. Con Roberto me desquité las ganas de preguntarle y repreguntarle, de absorberle la sabiduría.

Al publicar el libro y enviárselos, él me contestó este hermoso correo que les comparto y que atesoro entre mis recuerdos más preciados.

Este correo iba a ser otro, pero así también está bien.

Les quiero, les abrazo
Violeta

Querida compañera:

He leído con mucho gusto tu libro Cuba. La herejía revolucionaria, que pasaré a Aurelio y Jorge.

En lo que toca a mí, te agradezco tu generosidad, en especial cuando en la página 134, nota 46, recomiendas con cariño que se lea mi texto “Haydee entre el fuego y la luz”, que tú adivinaste que fue hecho con el corazón.

Y aunque son cosas intrascendentes, te comunico que a la muerte de Haydee, en 1980, asumió la presidencia de la Casa de las Américas el pintor Mariano Rodríguez, y al retirarse él, en 1986, pasé a presidirla. Por otra parte, en el caso del filósofo marxista Adolfo Sánchez Vázquez, compañero a quien quise y admiré mucho, él no fue “panamericano” sino “hispanomexicano”, porque había nacido en España, donde combatió en defensa de la República, y tras la derrota vivió en México.

Conservo un recuerdo muy grato de ti, y me ilusiona pensar que acaso volveremos a encontrarnos.

Abrazos de tu compañero,

Roberto




Patricia Moda dijo...

Muy interesante, y en tan solo 16 años se verá si fracasó o logró su objetivo:

El Sol en una botella: en 2025 se inicia el experimento de fusión nuclear más grande del mundo

Patricia Moda dijo...

Silvio, parece que Charles Darwin estaba muy preocupado con "Cómo ha sabido crecer tanto misterio en la flor"

El abominable misterio que desconcertó a Charles Darwin durante sus últimos años de vida

Luis dijo...

EL OTRO

Nosotros, los sobrevivientes,
¿a quiénes debemos la sobrevida?
¿quién se murió por mí en la ergástula,
quién recibió la bala mía,
la para mí, en su corazón?
¿sobre qué muerto estoy yo vivo,
sus huesos quedando en los míos,
los ojos que le arrancaron, viendo
por la mirada de mi cara,
y la mano que no es su mano,
que no es ya tampoco la mía,
escribiendo palabras rotas
donde él no está, en la sobrevida?

Poema de Roberto Fernández Retamar
suspendelviaje.blogspot.com

El Duende dijo...

Matemáticas trucadas sobre Venezuela

Además de todas las agresiones económicas y desestabilizadoras llevadas a cabo contra Venezuela por el gobierno norteamericano del presidente Donald Trump y sus más lacayunos aliados, a ello se suma una campaña internacional de propaganda sucia a través de los medios de la gran prensa mundial- que incluye diarios, revistas, canales de televisión, estaciones de radio y redes sociales en la Internet- todos ellos complotados contra la República Bolivariana siguiendo la estrategia hitleriana de que las mentiras repetidas mil veces, la opinión publica las acepta como si fueran ciertas las más flagrantes falsedades.

La más repetida mentira en el tema venezolano es esa en la que al mencionarse el nombre del golpista diputado Juan Guaidó se antepone el cliché de “Reconocido por más de 50 naciones”, para dar así la impresión de que este títere de Washington- hijo putativo de la desacreditada OEA- tiene la legitimidad internacional de la que carece el verdadero Presidente constitucional de Venezuela Nicolás Maduro Moros.

Se trata de una matemática de propaganda trucada, falseada, engañosa y mentirosa por cuanto el organismo internacional de las Naciones Unidas- la ONU- tiene en su seno 193 gobiernos del mundo, de manera que al golpista Guaidó solo lo reconocen como presidente de Venezuela 55 gobiernos del mundo, cuando hay otros 138 países que no lo hacen , lo cual demuestra la descomunal mentira propagandística que se ha levantado a nivel mundial en torno a la legitimidad internacional del auto titulado “Presidente “ entre comillas, Juan Guaidó.

Si a ello se suma que los 120 gobiernos que forman parte del movimiento de “ Países no alineados” le acaban de dar en su reunión de Caracas el reconocimiento y respaldo al Presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro, poco le queda que decir al títere Guaidó y sus patrocinadores en cuanto a quien tiene el reconocimiento internacional como Presidente de Venezuela.

Las matemáticas sobre Venezuela están trucadas por la extrema derecha internacional. Es el fantasma de la propaganda “gobeliana” que sigue empeñada en sustituir la verdad por la mentira. Digo yo.

http://radio-miami.org/2019/07/22/matematicas-trucadas-sobre-venezuela/

Y hasta la próxima entrega de El Duende que con m gallo me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.

Mónica dijo...

Cada vez que miré "Con las mismas manos" pensé: que grande y hermoso está! Para cuanto tiempo más será? Era un viejo tan hermoso! y con esa voz preciosa. Para mí su esencia está en su voz quebrada cuando en el poema a Haydeé dice: "te seguimos necesitando... necesitando" , en esa repetición se ve toda su autenticidad.

Benito de la Fuente Escalona dijo...

Con el fallecimiento de Fernández Retamar –como con el de otros imprescindibles seres humanos- uno piensa en cómo se podría asumir mejor la vida, por lo breve del tiempo que nos toca vivir. Él cumplió a plenitud la obra de su vida.
Debe haber fallecido tranquilo y satisfecho por todo lo que nos entregó con su poesía, sus lúcidos ensayos y su trabajo cultural y social.

Y bien interesantes los dos artículos que trae Patricia Moda, que refrescan el justificado ambiente luctuoso-solemne de la entrada. Sobre todo el tema que pone de manifiesto la honestidad y el rigor científico de Darwin, dignos de imitar por un poco de científicos sociales -si es que las ciencias sociales existen como tales.

También me leí el artículo sobre la alimentación en China. Escrito, evidentemente, desde un enfoque económico, no “político”. Aunque para cualquier cubano sí es político lo que se plantea ahí: cómo el PCCH está puesto para la producción de alimentos abundante, sostenible y sólo con las consecuencia ecológicas que resultan inevitables.
Parece que a ese partido comunista no le molesta que la gente se enriquezca y viva mejor cada día. Tendríamos que mandar a China a una buena cantidad de cuadros, para que aprendan en los “campos de reeducación” –que no son de reeducación ideológica, sino económica práctica- cómo son las cosas en la vida real.

silvio dijo...

Yosvani Alberto Montano Garrido: ¿Qué haremos los sobrevivientes?

Luis dijo...

Nuestras luchas y nuestras revoluciones no son nada sin el apoyo de la cultura. Enviamos nuestras condolencias al pueblo cubano y familiares de Roberto Fernández Retamar. Nos quedan sus ideas que inspiran el rumbo de los pueblos libres que mantienen vivo su legado de resistencia.

Evo Morales Ayma


/Luis / suspendelviaje.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Creo que los sobrevivientes tenemos que hacer ante los que se marchan lo que dice el autor del articulo al final: querer mucho las cosas,disfrutar el estar vivos y recordarlos de vez en cuando con alegria.El dice mas o menos algo asi y yo agregaria ´´no olvidar nunca que estamos de paso y que tenemos el deber de hacer el bien siempre que podamos´´.R3.

silvio dijo...

Hay una nueva entrada

Lebis dijo...

Eguerdion Silvio Eguerdian segundaciteras. Buffff.... Tendré que pillar un rato trankilo... Así por encima da la sensación de que hay información en abundancia sobre revolución y cultura, cultura y revolución en Cuba desde la visión del poeta Roberto Fernández Retamar. Eskerrik asko. Luis, eskerrik asko (muchas gracias) por acercarnos las palabras de Evo Morales. Bidean gaude

Orestes H dijo...

Caliban....marcó mi vida...
Hasta siempre RFR.

Orestes H