sábado, 5 de agosto de 2017

Venezuela: sumisión, guerra y periodismo de encubrimiento

Por Marcos Roitman Rosenmann


     Informar no es tarea fácil.  El periodismo de guerra es, tal vez, el más complejo. Inmerso en una batalla sicológica, está destinado a crear una opinión pública sumisa, acorde con los objetivos militares. Hoy, se ha decidido que Venezuela es un objetivo militar estratégico para Occidente. Una guerra entre el bien y el mal. Democracia versus dictadura. En esta guerra todo vale. Hasta el Vaticano se ha decantado. La Iglesia se siente amenazada y decide apoyar a los responsables de la violencia callejera, pero comprometidos con Dios, la familia y la moral católica. El papa Francisco se quita la careta, se decanta por la oposición, que ha quemado, baleado a trabajadores, mujeres y niños. Lo mismo hizo la Iglesia en Chile con el gobierno de Salvador Allende, en 1973. Apoyó el golpe. Luego vendrían las lágrimas y los arrepentimientos. Era tarde. Miles de ciudadanos habían sido detenidos, torturados y asesinados. El argumento es siempre el mismo: la fe está en peligro y la amenaza a los católicos.
El periodismo y los medios de información pertenecientes al establishment de los distintos países del bloque occidental han tomado una decisión: retrotraer a Venezuela a los tiempos del neoliberalismo, la economía de mercado y el pacto interoligárquico. Sin excepción, desde esta trinchera fundamentalista, alteran hechos, crean acontecimientos y fomentan el odio hacia el pueblo venezolano contrario a dichas posiciones y que sólo quiere vivir en paz. La última elección a la Asamblea Nacional Constituyente lo demuestra, pero la declaran ilegal y un fraude de ley. No aportan argumentos, salvo violencia, el sabotaje y la sedición golpista.
Mientras unos ejercen el derecho a voto y reclaman participar, otros queman urnas, ponen barricadas y lanzan cocteles Molotov contras las fuerzas armadas y la policía ¡Vaya dictadura más extraña! La oposición campa a sus anchas, desconoce el Poder Ejecutivo, amenaza a sus adversarios, los quema, impide ejercer derechos, usa la fuerza, manda a sus militantes a destruir edificios públicos, sabotear las elecciones y poner barricadas, vanagloriándose de este comportamiento. El mundo al revés. Tal vez por ese motivo sus representantes son admiradores de Francisco Franco, Augusto Pinochet y se sienten cómodos con el discurso neonazi y fascista. Para los incrédulos, sólo dos frases. Lilian Tintori, abanderada del antichavismo y compañera sentimental de Leopoldo López, declaró: Los opositores venezolanos es normal que vitoreen a Francisco Franco. Si viviera, nos apoyaría, como Rajoy. Y el ex alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, detenido por sedición y llamar al golpe de Estado, dijo sin complejo alguno: Augusto Pinochet era una demócrata al servicio de su pueblo.
El control es total. Cuando se declara la guerra contra el gobierno constitucional y legítimo de Venezuela se hostiga y patrocina la estrategia del miedo y el terror. Así, es posible usar adjetivos como asesino, corrupto, dictatorial, para referirse al gobierno. Todo, aderezado con declaraciones tendientes a desacreditar y negar la legitimidad del Estado, con el fin de declarar la guerra a muerte al chavismo. Podríamos seguir esta política que encubre o invisibiliza la ideología de los llamados demócratas venezolanos. La lista se haría interminable.
Pero sus aliados en el exterior no son mejores. Comparten tales afirmaciones desde el silencio cómplice y se suman a la guerra dando cobijo, financiando, desprestigiando a todo aquel que muestre su discrepancia. La ex diputada de Izquierda Unida Sol Sánchez, actual portavoz de IU en Madrid, ha sido amenazada, y el director de OKdiario.com., Eduardo Inda, tertuliano habitual en programas de radio y televisión, no tiene empacho en permitir artículos en los cuales la llaman defensora de asesinos, tiranos y terroristas. El ejemplo podría hacerlo en primera persona, pero desisto por pudor.
Los principales periódicos del Estado español secundan el golpismo en Venezuela, se unen a la guerra con editoriales incendiarios y mal intencionados. Los enviados especiales, un día sí y otro también, mienten, manipulan y desinforman. Me recuerdan el libro publicado y financiado por los servicios de inteligencia y el Grupo Prisa de los corresponsales de Le Monde y El PaísBertrand de la Grange y Maite Rico: Marcos, la genial impostura. Una sarta de mentiras para desacreditar al EZLN. En ese mismo momento dejaron de ser periodistas para ser títeres del poder. Hoy sus homólogos renuncian a la profesión y se trasforman en soldados de una guerra. Antonio Caño, en El País; Francisco Maruhenda, en La Razón; Francisco Rosell, en El Mundo; Bieito Rubido, en ABC, y Marius Carol, en La Vanguardia, por citar los destacados, cumplen órdenes, aunque ello suponga abandonar los principios deontológicos para mentir. Se reconocen en el insulto, la descalificación y los exabruptos. No informan. Son parte de las radioemisoras, televisiones públicas, privadas y por cable que se dan a la tarea diaria de mentir, bajo el manto de una falsa objetividad. Es una guerra declarada contra el pueblo de Venezuela.
     No es la primera vez que asistimos a un teatro de operaciones donde el control de la información conlleva manipular la realidad hasta hacerla irreconocible, forjando una mentira para subir la moral de los combatientes, aunque el resultado sea la derrota. Hitler no dejó de arengar a sus generales mintiendo y distorsionando los hechos. Estados Unidos, en la guerra de Vietman, hizo lo mismo, y hoy se repite en diferentes escenarios. Venezuela no es diferente. Sin embargo, esta guerra impuesta ha sido rechazada e impugnada en las urnas por el pueblo venezolano. Pero aún así la oposición dará un paso adelante, no reculará. Ha declarado una guerra y la llevará hasta sus últimas consecuencias. Occidente lo tiene claro: el proyecto bolivariano debe ser reducido a cenizas y sus militantes, aniquilados. Ese es el dilema. Esperemos que la derecha venezolana, hoy dividida, entre en razón, abandone el campo de batalla, la sedición y la violencia, acepte dialogar en beneficio de la paz. La mano está tendida. Sólo hace falta ser demócrata. ¿Lo será la oposición venezolana?

Fuente:  http://www.jornada.unam.mx/2017/08/05/opinion/022a1mun

21 comentarios:

Silvio dijo...

Sergio Rodríguez Gelfenstein: ¿Dónde está el piloto? Notas para entender la política de EE.UU hacia Venezuela

René Rodríguez Rivera dijo...

No deseo apresurarme pero parece que alguien se equivocó con Lenin Moreno. Las equivocaciones en la historia se pagan caro, casi siempre: Estrada Palma, Ramon Grau San Martin, Luis Almagro, etc. Ojala la sangre no llegue al rio. R3.

Silvio dijo...

Hay una nueva entrada

Félix Sautié Mederos dijo...

El problema esencial se encuentra en que la ingenuidad en política se paga muy caro y a veces conduce a caminos casi irreversibles, para ello es esencial que exista en todo momento una información objetiva porque el resultado del secretismo anida muchas cosas que no sabemos después por dónde se manifiestan. En este orden de pensamiento amigo René, Silvio y demás foristas, me reafirmo en la justeza e importancia del diálogo convocado por Silvio en Segunda Cita. Las cosas hay que analizarlas y todos tenemos derecho a participar en ese análisis. Los pueblos, los sistemas político sociales y la economía de los países no tienen dueños, solo corresponden al Soberano que es el pueblo y en eso el camino adoptado por Venezuela es el correcto. Me parece bueno el artículo de Marcos Roitman Rosenmann. Como todo siempre hay aristas que se pueden discutir.

Juglar Rojo dijo...

Buenos días, Silvio y amigos segundaciter@s.

Comparto cien por ciento todo el texto de este artículo.

Más aún, su último párrafo:

Pero aún así la oposición dará un paso adelante, no reculará. Ha declarado una guerra y la llevará hasta sus últimas consecuencias. Occidente lo tiene claro: el proyecto bolivariano debe ser reducido a cenizas y sus militantes, aniquilados. Ese es el dilema. Esperemos que la derecha venezolana, hoy dividida, entre en razón, abandone el campo de batalla, la sedición y la violencia, acepte dialogar en beneficio de la paz. La mano está tendida. Sólo hace falta ser demócrata. ¿Lo será la oposición venezolana?

Si bien es cierto que desde el lunes pasado, un día después de que el pueblo salió (salimos) a aprobar la ANC, se viene respirando un poquito más de tranquilidad, también es cierto que la derecha (y más aún la extrema) no se quedará con esa bofetada dada por el pueblo revolucionario, que ha venido aguantando y soportando cuatro meses de asedio, psicoterror, amenazas.

Hace algunas entradas atrás, recordé cuánto he venido sintiendo en carne propia todo el contenido de El Necio.

Y aquí junto a mi pueblo revolucionario, chavista y bolivariano nos mantenemos en pie de lucha.

Al mismo tiempo, digo: no descuidemos tampoco a nuestra hermana Ecuador.

ME ACOSA EL CARAPÁLIDA

La tierra me quiere arrebatar
el aire me quiere arrebatar
el agua me quiere arrebatar
y solo fuego...
y solo fuego voy a dar

Espíritu Puro dijo...

Silvio: secundo el espíritu de tu intervención, sin dudarlo. Para quienes convivimos con esa horda de impresentables, compartiendo país con semejantes indeseables... resulta difícil explicar en unas líneas todo lo que hay detrás.
Creo que será más comprensible la postura de Catalunya, marchando para dejar atrás una tierra yerma: el futuro será libre o no será.

Juglar Rojo dijo...

Primeras medidas de la felonía burguesa (valga la redundancia):

Venezuela suspendida del Mercosur por "ruptura del orden democrático"

Pia Denis dijo...

Qué triste. Lamentablemente la gente tiene una sola vida, algunos ya ni eso.
Creer que la oposición, la derecha, la extrema derecha, el imperio y el mismísimo demonio mienten pero el oficialismo es sincero en un 100%, incorruptible, pulcro y sano, es de una inocencia tristísima.
No entiendo por qué se habla del "pueblo" y de "democracia" cuando se pretende cambiar la Constitución y no se reconoce a la Asamblea elegida por el "pueblo" "democráticamente".
A nadie le llama la atención que la constituyente haya sacado más votos que el mismo Chávez? Alguien está de acuerdo con encarcelar al que piensa diferente? Que levante la mano el que cree que por no estar de acuerdo con Maduro se pasa automáticamente a ser un espía del imperio.
Fuerzas a cada venezolano de bien que más allá de las adversidades y los ataques de ambos flancos han mantenido su nobleza y siguen siendo humanos.
..."qué le ha faltado a la verdad para quererla disfrazar"... No?

Arlen de Nicaragua dijo...

Buenas tardes Silvio, buenas tardes a tod@s.

Juglar: "y aquí junto a mi pueblo revolucionario, chavista y bolivariano nos mantenemos en pie de lucha." Ni un paso atrás mi hermano!!!

En la medida de nuestras posibilidades y por el momento en las vías que la diplomacia nos permite Nicaragua en pie de lucha también... cueste lo que cueste. Días después del Foro de Sao Paulo en Managua se introdujo la iniciativa de Ley (NicaAct) en el Congreso norteamericano que no es más que un bloqueo económico contra mi país.
Pienso que la suerte está echada, que la determinación, la soberanía y la libertad de un pueblo no se discuten.... Venezuela de Chavez y Maduro están resistiendo.... porque lo conquistado no tiene comparación.

Cierto ministro argentino Macrista hace unos días habló de reducir privilegios a los trabajadores, como si los trabajafores gozaran de privilegios y no de derechos.... lo conquistado, lo restituido en Venezuela después de 1999 fueron derechos y los derechos se tienen que defender hasta las últimas consecuencias.

Johan, no me he perdido un solo reportaje, una sola noticia, un solo anuncio de Maduro, y se que están dando una batalla épica... también se que el enemigo no se quedará tranquilo, no es el objetivo aprender lecciones de democracia, el objetivo es RECUPERAR EL PODER pues sus intereses económicos se vieron gravemente afectados por la distribución equitativa de las riquezas.... la guerra, querido hermano es a muerte... lamentablemente los siglos de opresión pesan sobre los hombros de la gente y aveces no todos están enncapacidad de ver la verdad, es ahí donde los siglos de sometimiento pueden más que la conciencia y es ahí fonde el enemigo suma gente y las llena de odio contra quienes no deberían sentirlo.... aquí en mi país se implementó un principio hace algunos años.... el amor es más fuerte que el odio... y por amor hay que seguir adelante.

Todos los días de mi vida....todos...sin excepción, pienso en Chavez, sueño con él... repaso su osadía, recuerdo sus abiertas intenciones y la claridad de sus ideas...su atrevimiento...su valor... su ternura... su amor y me alienta... todos los días de mi vida.

No es poesía (sin desmeritar la fuerza de los versos) decir, decirles, que Chavez resucitó a Bolivar y que la guerra ahora es por ese amor a que se mantenga vivo el libertador... no es poesía decir que Chavez vive, no es poesía decirles que son los muertos que alumbran los caminos... no es poesía... es certeza absoluta de que la mística ante la vida, ante la lucha, es lo único que nos hace ver que las cosas imposibles son conseguibles.

Gloria al bravo pueblo!!!!!
Vivir y vencer...!!!
Y vencer para vivir...!!!
Vivir es una orden... amar es una orden... que emana de las fuerzas más sagradas de los revolucionarios.

Mucha fuerza para todo el pueblo venezolano, chavista y bolivariano.

Ni un paso atrás!

Arlen de Nicaragua dijo...

Ruptura del orden democrático?????

Ahora los que lanzan bombas y queman viva a la gente son democráticos y los que se empeñan en los procesos electorales son dictadores.

El mundo alrevez

Javier Lozano Segundino dijo...

Pia Denis, estoy de acuerdo. Lejos del poder existe gente que sólo intenta vivir.

Gustavo Modarelli dijo...

Pia Denis: en nombre de "la verdad" estás mintiendo a mansalva.
1° No sé si creer en el gobierno chavista es tristísimo o divertidísimo. Sólo sé que los golpistas son de la calaña de los Macri, los Santos, los Peña Nieto, etc. Cuando hay dos campos en lucha sólo los cobardes son neutrales.
2° Nunca se desconoció la legitimidad de las elecciones que llevaron a la derecha golpista a la Asamblea Nacional. La propia Asamblea se colocó en la ilegalidad al cometer desacato, desconociendo el dictamen del TSJ respecto de incorporar tres diputados que cometieron fraude.
3° No tiene porqué llamar la atención que la votación por la Constituyente haya sido superior a la del propio Chávez. En una situación diferente el pueblo votó de otra manera, inobjetable para los golpistas. Y, en eso tenían razón: el sistema electoral venezolano está entre los más seguros del mundo, y es observado por una multitud de personalidades. Lo que no pudo ser auditado fue el resultado de la payasada ensayada por la derecha, que declaró haber recibido 2 millones de votos y a continuación quemaron las urnas y los registros.
4° Nadie está en la cárcel por pensar diferente. Están en la cárcel por haber sido responsables de 43 muertes chavistas y, ahora, por haber violado las condiciones para gozar de un arresto domiciliario, llamando a la violencia opositora. Son delincuentes comunes, y como tales fueron sometidos a la justicia, cosa que no hacen los animales fascistas que los siguen, quemando chavistas, tiroteándolos y matando a mansalva.
5° Yo levanto la mano para desmentir que al que piense diferente lo acusan de agente del imperio. Eso es un vulgar infundio.
6° Los venezolanos de bien son los defensores de la Revolución.
7° A la verdad le ha faltado un triunfo fascista para que vos la aceptes en lugar de intentar disfrazarla.

Pia Denis dijo...

Gustavo, a mí no me va a llamar fascista chamigo, le faltan algunos elementos.
Muy lindo todo pero mientras tanto la vida es hoy.
Este gobierno no es chavista, así que partimos mal desde ahí.
Mis palabras son para los venezolanos de bien.
Si Ud cree que el oficialismo tiene la verdad absoluta: Hágase cargo contento de eso, que por otra parte no significa necesariamente que yo mienta, pero si le hace feliz, bienvenido sea. Siempre es un lujo hablar con un dueño de la verdad. Yo sigo preguntando, siempre.
Ayer escuché a Maduro decir que por ciertas publicaciones de Twitter debería darles 30 años, pero que de eso se encargarán los constituyentes. Qué triste.
Reitero mis buenas intenciones a los venezolanos, a la vida, a la evolución.
Por qué será que ciertos gobernantes quieren eternizarse en el poder? Será que no confían en la voluntad del pueblo? O será que no pueden cerrar la puerta e irse a casa con la conciencia tranquila?
..."yo vivo de preguntar, saber no puede ser lujo"...

Silvio dijo...

Venezuela: Terroristas comandados por un capitán desertor intentaron atacar regimiento en Valencia / Las Fuerzas Armadas Bolivarianas frustraron el ataque y detuvieron a los agresores

Gustavo Modarelli dijo...

Pia Denis: Yo no soy el dueño de la verdad. La alquilo.
¿Tus venezolanos de bien son como vos, que repartís infundios sobre el gobierno chavista y no denunciás los crímenes cometidos por fascistas? Esta es una conversación inútil, pero si sos tan amable ¿no podrías opinar sobre la actuación de la Conferencia Episcopal? ¿Son venezolanos de bien?

Pia Denis dijo...

Gustavo, siga pagando por la verdad.
Los venezolanos de bien no son míos. Si Ud no entiende el término problema suyo.
Saludos

Víctor Casaus dijo...

querida gente /

con el trabajo que inicia la asamblea constituyente, después de la votación que la respaldó (más de 8 millones de venezolanos y venezolanas), se abre la última posibilidad de salvar a venezuela.

el odio de la derecha de la derecha, que apuesta a que será respaldada hasta el final por los poderes imperiales, y las amenazas que siguen llegando desde el norte a pesar de las cifras constituyentes, anuncian un escenario en que ya se comienzan a ensayar los próximos posibles pasos: el movimiento militar sedicioso, aunque pueda parecer ridículo (liderado por un primer teniente no en activo, con 20 civiles disfrazados de militares venezolanos) puede no ser importante por sí mismo y fue controlado rapidamente, según se sabe, por las FANB. pero es anuncio de que ese otro camino ya se abrió también.

viva venezuela, carajo! gloria al bravo pueblo. siempre con ustedes.

Juglar Rojo dijo...

Buenas noches, queridos Silvio y amigos Segundaciter@s.

Arlen, hermana, mi fuerte abrazo hasta Managua. Vivir es una orden... amar es una orden... que emana de las fuerzas más sagradas de los revolucionarios. Hacia eso y por eso caminamos y luchamos.

Respetado prof Casaus, me enorgullece leerle las primeras letras de nuestro Himno Nacional Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó

Apreciado Gustavo, comparto y apoyo lo que planteas. En lo que respecta a la postura de la Conferencia Episcopal, ésta siempre ha estado plegada a la postura de los dueños de medios de producción y medios de comunicación. Jamás los he visto del lado del necesitado. Son más bien un partido político, y cuando se les responde en términos políticos, salen chillando.

El presidente Maduro ayer comentaba que el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolín, se “ha puesto al servicio de la agresión contra la Revolución Bolivariana, el Gobierno legítimo de Venezuela y Venezuela como un todo”.
Al ser consultado sobre la supuesta existencia de un comunicado del papa Francisco, donde hace un llamado a la no realización de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), manifestó: “Oficialmente a nosotros no se nos ha entregado, esta información se ha publicado por los medios de prensa”.
Parolín al servicio de la agresión



Estimada Pia Denis, yo no sé si seré un venezolano de bien o de mal, de acuerdo con sus consideraciones. Lo que sí sé es que soy un venezolano que vive dentro de una guerra no convencional que nos tiene tanto a opositores como a revolucionarios afectados en lo económico y social.

Cuando usted pregunta por qué a nadie le llama la atención que la constituyente haya sacado más votos que el mismo Chávez, se está saltando un dato: el Comandante y Presidente Chávez obtuvo 8.044.106
de votos en su última elección, en el 2012, mientras que la elección del pasado domingo, la ANC obtuvo 8.089.320, es decir, 45.214 votos de diferencia en un padrón electoral por el orden de los 19 millones de inscritos en el REP. Lo que SÍ debería llamar la atención (entre muchas otras cosas) es el llamado "plebiscito" convocado por la oposición nacional para sus militantes y simpatizantes el pasado 16 de julio, el cual fue una consulta entre partidos cuyos resultados no están avalados por ningún organismo (ni nacional, ni internacional) y mucho menos fueron auditados. Lo curioso del asunto es que luego de darse ese resultado, prosiguieron a quemar las urnas, es decir, no hay respaldo de sus resultados. Y esas cifras que ellos anuncian las doy por espurias, pues son simples cenizas hoy en día.

Pues la verdad no ha existido jamás: todo depende de la hora de hablar. SRD

Félix Sautié Mederos dijo...

No me cabe la menor duda de que Venezuela luchará con todo para defender su soberanía y su socialismo. Pienso que es el momento de la marcha unida que señaló Martí. Esa es también mi opinión

Pia Denis dijo...

Señor Juglar, yo no soy fascista ni apoyo el fascismo en Venezuela ni en ninguna parte del mundo. Tampoco apoyo el extremismo de creer enemigo al que piensa diferente. Apoyo la vida.
Es sano considerar que vivimos en un mundo donde no todos piensan igual.
No creo que sea necesario explicar qué es una persona de bien, pero por las dudas, una persona de bien no quema gente ni pretende encarcelar por 30 años al que opina diferente. No es una consideración mía.
No considero a Maduro un revolucionario ni lo considero representante de la revolución ni de los venezolanos. Si a Ud lo representa, allá Ud, mis respetos (y este párrafo sí es una consideración mía), espero que no considere que debo ir a la cárcel por eso, sería triste.
Saludos
PD: No soy macrista, ni trumpista, ni fascista, ni derechista, etc etc, amo la vida y la maravilla de la creatividad humana.

Charles Romeo dijo...

La elección de ayer en Venezuela ha sido un triunfo táctico para los chavistas y su actual Gobierno, pero no queda claro si ha sido también un triunfo estratégico como ellos piensan.
La elección ha reiterado que el país está políticamente dividido a la mitad entre quienes quieren que prosiga la revolución chavista y quienes no lo quieren. Solamente un 41,53 % acudió a las urnas, pese a las acciones violentas e intimidatorias de representantes de la otra mitad. La correlación de fuerzas políticas no ha cambiado y de hecho se está conformando un intento de gobierno opositor paralelo que muy bien puede establecerse en alguno de los estados en la frontera con Colombia, que desempeñaría el rol de una profunda retaguardia logística toda vez que en ese país hay 7 bases militares norteamericanas y hay que ser ingenuo para no darse cuenta que la contrarrevolución en Venezuela es dirigida, programada y financiada desde los EE.UU. Nadie dude de que ese y otros gobiernos lo reconocerían como legítimo.
No es de esperar una agresión militar externa de Venezuela si no que la organización de una confrontación entre venezolanos y con la muy probable participación de paramilitares colombianos. Ya vimos ese guion en Nicaragua cuando el Presidente Reagan bautizo como “freedom figthers”, combatientes por la libertad, a los contrarrevolucionarios nicaragüenses y mercenarios basados en Honduras. Lo volvimos a ver en Libia y actualmente en Siria. No lo vimos en Chile porque los partidos de la Unidad Popular no supieron defender el proceso que encabezaban de los militares golpistas que representaban a la burguesía nacional y a intereses internacionales. No es el caso de Venezuela en donde la Fuerza Armada Militar Bolivariana está del lado del Gobierno de Maduro y no en contra, gracias a su origen popular y a su ideologización revolucionaria lograda por Chávez.
Mis amigos y antiguos compañeros venezolanos me consideraran pesimista. Es posible que lo sea, pero es que yo estaba en Cuba cuando la invasión de Playa Girón en 1961 por cubanos contrarrevolucionarios organizados, entrenados, armados y trasportados hasta Cuba por los norteamericanos, con un nuevo “gobierno democrático” cubano ya preparado y concentrado en La Florida esperando una adecuada cabecera de playa para instalarse en el país y ser inmediatamente reconocido por los EE.UU. y en aquella época, también por todos los gobiernos integrantes de la OEA. Y si bien yo no estaba en Nicaragua, si estaba ahí mi hermano cuando la guerra que acabo con el Gobierno Sandinista.
Los norteamericanos no son tan creativos en política como ellos piensan si no que tienden a repetir sus experiencias, aunque suelen fracasar por falta de objetividad en sus análisis políticos. Sus oficiales de la inteligencia no se atreven a evaluar objetivamente la fuerza del contrario revolucionario para no aparecer ante sus jefes como ideológicamente desviados al hacer su trabajo y no llegar a las conclusiones que sus jefes políticos quieren oír.
Veremos qué pasa y a mis amigos venezolanos les reitero esta recomendación, fruto de la sabiduría china: “esperen lo mejor y prepárense para los peor”.

Carlos Romeo
La Habana, 31 de julio del 2017

Publicar un comentario